Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Muy Confidencial

El edificio ‘gafado’ del ayuntamiento de Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando, tras la trágica muerte de cinco jóvenes en el Madrid Arena, Ana Botella decidió suprimir la empresa pública Madrid Espacios y Congresos, el ayuntamiento de la capital también vendió su sede: un edificio en la calle Ribera del Sena, en la zona del Campo de las Naciones. Lo vendió, sí, pero para quedarse como inquilino pagando un alquiler un nuevo dueño. Allí trasladó las oficinas del Área de Urbanismo del consistorio, y son ahora los funcionarios y empleados de ese área los que se quejan de una cadena de incidentes que, por su gravedad y frecuencia, han despertado la alarma entre los que trabajan diariamente en el edificio. Este jueves, al llegar por la mañana a su lugar de trabajo, el sistema de aire acondicionado del edificio no funcionaba. Según relata un representante sindical a El Confidencial Autonómico, tras pedir a los empleados que salieran una hora para arreglar el problema, se comunicó que la avería era más grave. Por eso enviaron a sus casas al personal del edificio -que supera las 700 personas-, pero dejando, como en una huelga, una especie de “servicios mínimos”. Este viernes no saben si podrán entrar o no al edificio, sobre todo porque no se trata de un incidente aislado: el edificio parece estar gafado, o quizás mal equipado. Hace una semana se originó un incendio en una subestación eléctrica del garaje que pudo ser controlado por los bomberos. Meses antes reventaron las calderas del edificio, y también ha habido problemas con las escaleras: se han producido varios accidentes por resbalones, ya que no hay medidas antideslizantes en los escalones. “Algo está pasando, todos los servicios están reventando por agotamiento. El edificio no estaba pensado para acoger a 700 empleados y a los ciudadanos que vienen a pedir licencias”, explica un funcionario de Urbanismo. Los trabajadores no se contentan con que se arregle el último problema, ya que según dicen es algo que afecta a todo el edificio. Por eso van a presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo, para que se haga un estudio del estado del edificio: “No sé si es un problema de mantenimiento, o de que no se diseñó bien, pero el ayuntamiento tiene que hacer algo”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·