Miércoles 24/05/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Navarra

Fiestas de Pamplona

Agentes de paisano vigilarán la venta ambulante y a los carteristas en San Fermín

Se mantiene el despliegue para el chupinazo. Se han reducido los incidentes en la procesión del santo. Los policías municipales ya van en parejas por la alerta antiterrorista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Decenas de miles de personas llenarán las calles de Pamplona durante la semana de fiestas de San Fermín. Esto obliga a las administraciones a desplegar un dispositivo de seguridad en el que participa la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Foral de Navarra y la Policía Municipal de Pamplona.

Agentes de la Policía Foral de Navarra en los Sanfermines de Pamplona. Agentes de la Policía Foral de Navarra en los Sanfermines de Pamplona.

El año pasado, 3.350 efectivos de las Fuerzas de Seguridad participaron en el despliegue para garantizar la seguridad en los sanfermines. A lo largo de los días de fiesta se concentran miles de personas en las callejuelas del Casco Viejo de Pamplona, y los incidentes aumentan: robos, peleas, accidentes...

Este viernes 1 de julio se reunirá la Junta de Seguridad que terminará de perfilar los detalles de este dispositivo de seguridad. Están convocadas la Delegación del Gobierno -que controla Policía Nacional y Guardia Civil-, la Consejería de Interior del Gobierno de Navarra -Policía Foral- y la concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Pamplona -responsable de la Policía Municipal-.

El Confidencial Autonómico ha podido conocer que por parte de la Policía Municipal de Pamplona el dispositivo en principio será el mismo que el año pasado para el chupinazo: el 6 de julio miles de personas abarrotarán la plaza del ayuntamiento para ver el lanzamiento del chupín y escuchar el tradicional “¡Viva San Fermín!¡Gora San Fermín!”.

Donde se podría reducir el número de agentes es el la procesión de San Fermín del día 7. Ese día ha distintos desfiles entre la Iglesia de San Lorenzo, donde está la imagen del santo, y la catedral de Pamplona.

Fuentes policiales consultadas explican que el descenso de incidentes en esta procesión ha llevado a tomar la decisión de que se puede desplegar un dispositivo algo menor en este acto y destinar más agentes a otros eventos.

Además, policías municipales de paisano de la brigada de investigación se reparten en varios grupos para, especialmente por las tardes-noches, vigilar las calles del Casco Viejo de Pamplona. Allí se dedicarán sobre todo a detectar carteristas y evitar hurtos (sobre todo a extranjeros), así como a denunciar la venta callejera ilegal y los puestos ambulantes sin licencia.

En estos servicios los agentes cuentan con algunos chalecos antibala: aunque los agentes se quejan de falta de información y de medidas, las sucesivas subidas del nivel de alerta antiterrorista en los últimos dos años ha llevado a incrementar algunas precauciones.

Al menos, desde el verano de 2015 -precisamente cuando llegó el equipo municipal de Bildu- los agentes de la Policía Municipal de Pamplona patrullan en parejas en vez de ir solos. Así la protección ante un posible ataque terrorista es mayor: era una de las reivindicaciones que con mayor fuerza hacían los policías desde hace tiempo, y más con los últimos atentados yihadistas en Europa.