Jueves 30/03/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Navarra

Después de las Fallas y la Feria de Abril

Hacienda vigila los ‘balcones pirata’ para ver los encierros de San Fermín

Una veintena de inspectores enviados a Pamplona tienen ya una lista de propietarios que alquilan sus miradores a turistas. Impondrán multas del 150% de lo dejado de declarar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después de las exhaustivas inspecciones en las Fallas de Valencia y la Feria de Abril de Sevilla, los ‘hombres de negro’ se preparan ahora para desembarcar en los sanfermines de Pamplona. Una veintena de inspectores de Hacienda van a reclamar recibos de alquiler a los propietarios de balcones en el recorrido de los encierros.

Encierro de San Fermín en Pamplona. Encierro de San Fermín en Pamplona.

Según ha confirmado El Confidencial Digital, estos estrictos controles se van a trasladar a otra de las grandes celebraciones en España: San Fermín. Diez parejas de inspectores de la Agencia Tributariaun operativo similar al desplegado en otras fiestas populares, ‘peinarán’ estos días el recorrido de los encierros.

Están reclamando los recibos de alquiler

Fuentes próximas a la Inspección de Hacienda explican que los técnicos van a requerir a los propietarios de balcones en esa zona de Pamplona los recibos de alquiler emitidos a los visitantes y el detalle de todos los gastos.

De hecho, la Hacienda Foral de Navarra recordó en una misiva hace unos días a algunos vecinos del centro de la ciudad su deber de cobrar y abonar el 21% de IVA por esta actividad, y además, declarar los rendimientos en el IRPF como rendimientos del capital inmobiliario. Pero se ha propuesto que no quede todo en un simple aviso.

Localizados anuncios sospechosos en Internet

Una de los aspectos que más ha llamado la atención de los inspectores en las últimas semanas es que apenas han detectado anuncios este año en los propios balcones del recorrido del encierro. Entienden que los vecinos lo evitan porque consideran que pueden estar señalándose ellos mismos ante Hacienda.

Por ello, los técnicos han centrado sus comprobaciones en los reclamos, especialmente de particulares, publicados en páginas webs y a través de las redes sociales.

Tienen elaborada, incluso, una lista de objetivos concretos para inspeccionar en los próximos días. Se establecen multas que oscilan entre el 50% y el 150% de lo dejado de declarar.

Los precios para el encierro oscilan entre los 85 y los 120 euros por persona dependiendo del tipo de servicio. En el caso de los miradores para ver el chupinazo desde la plaza del Ayuntamiento, el precio asciende a 450 euros.

Inspecciones en ferias y fiestas de toda España

El desembarco de inspectores de Hacienda en San Fermín no representa un hecho aislado. Tal y cómo se ha contado en estas páginas, los funcionarios de la Agencia Tributaria han puesto en su punto de mira objetivos similares en los últimos años.

Esos ‘hombres de negro’ han hecho acto de presencia en pueblos y ciudades de toda España durante las fiestas patronales, para detectar posibles irregularidades en las actividades que realizan esos días.

También han sido frecuentes los peinados’ en ferias, tanto de carácter lúdico como comercial, con el objetivo de controlar que se cumplen las obligaciones tributarias por parte de los empresarios que gestionan los distintos ‘stands’ y las actividades desarrolladas en estos certámenes.

Revisión de todas las facturas con proveedores

En los últimos ejercicios, tal y como se contó en ECD, los inspectores de Hacienda han venido requiriendo a los titulares de las comisiones falleras en Valencia y de las casetas de la Feria de Sevilla las facturas con proveedores y el detalle de todos los gastos.

Ha habido un especial empeño en destapar fraudes relacionados con la liquidación del IVA. Para ello, se les solicitó, por ejemplo, justificar los pagos de gastos de iluminación, floristería, grúa, pirotecnia o construcción del monumento fallero.

En la Feria se reclamó los contratos con el feriante que explota el bar, la factura por el montaje, el pago para el alquiler de las sillas o por la contratación de los grupos musicales y artistas que actuaban en las casetas durante esos días.