Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Navarra

Santiago Cervera ya tiene 'equipo' para alcanzar la presidencia en Navarra: gente joven y nuevo responsable de comunicación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Bajo la presidencia de Santiago Cervera, el Partido Popular de Navarra, después de su congreso de diciembre, afronta 2010 con un plan ya trazado, que pasa por contrarrestar los ataques de Miguel Sanz, insistir en la formación interna y preparar una convención política para final de año. Según fuentes ‘populares’ consultadas por El Confidencial Autonómico, los ‘populares’ navarros creen que “el clima político” de la comunidad foral les resulta “favorable”. Después del congreso de diciembre, en el que se alzó con la presidencia del partido el diputado Santiago Cervera, el PPN ya ha delineado su plan político para 2010. Para su acción política cuentan como valores positivos con un equipo muy joven –la media de edad de la ejecutiva apenas supera los cuarenta años- y, como señalan otras fuentes de Génova, el proyecto ilusionante de “hacer un partido”. Por esto mismo, en 2010 se enfatizarán cuestiones internas como la formación, en el entendido de que, al ser aún escasa la militancia, hay que prepararla para los cargos electos. También internamente, el PPN contará a partir de enero con un gerente –hasta ahora se encargaba de la gerencia Diego Lora, de Génova- y con un encargado de comunicación que se encargue de la proyección mediática de la formación. También en enero, el PPN contará ya con coordinadores de área. Para finales de año, en otoño, se espera una convención política, ya en clave electoral. El PPN espera asimismo, según las fuentes consultadas, una “estrategia de machaque” por parte del presidente de Navarra, Miguel Sanz, quien ha mantenido en los últimos tiempos un tenso cruce de declaraciones con Cervera que desde el PPN desacreditan por tener un cariz “siempre personal”. La presidenta de Unión del Pueblo Navarro, Yolanda Barcina, sigue callada, sin embargo, cosa que hace pensar a los ‘populares’ que existen síntomas de división interna en UPN.