Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Navarra

Los empresarios navarros han recibido el aviso de la Policía de que ETA ha fijado su objetivo principal en la Comunidad Foral para enviar nuevas cartas de extorsión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cerco policial que a ETA en los últimos meses ha provocado que la banda terrorista se hay visto debilitada y necesite financiación. Los asesinos se sienten acorralados en el País Vasco, por lo que han decidido enviar cartas de extorsión a los empresarios de la vecina Navarra. "El 2008 fue un año horrible, muchísimos empresarios recibieron amenazas por parte de ETA, y la tendencia continuó hasta mediados del año pasado". Estas palabras pertenecen a José Manuel Ayesa, presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra que, durante el 'alto al fuego' que duró de marzo a diciembre de 2006, afirmó que la banda terrorista seguía enviando cartas de extorsión. La misma fuente, consultada por El Confidencial Autonómico, explica que "desde hace seis meses no tenemos que lamentar nuevas amenazas, aunque es posible que muchos se callen por miedo". El empresario reconoce que "es obvio que la presión policial ha aumentado en el País Vasco en los últimos tiempos, y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado nos comentan que están cerca del núcleo de la banda, por lo que ahora los terroristas se ven más arrinconados". Pese a esta situación, en Navarra no pueden estar totalmente tranquilos: "los agentes nos han aconsejado que estemos alerta, ya que precisamente ahora es cuando más dinero necesita ETA". Efectivamente, según ha podido saber este confidencial, la Policía sospecha que los próximos movimientos de la banda se producirán fuera de Euskadi, y una de las primeras medidas que tomarán los pistoleros será buscar financiación a través de misivas pidiendo el llamado 'impuesto revolucionario'. El ministerio del Interior no descarta otras acciones de los terroristas para conseguir notoriedad y capital. El 29 de diciembre Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó que ETA podría pensar en un secuestro como forma de demostrar "que está viva". Según una voz autorizada de la Policía, "los terroristas no suelen pedir dinero por rescates, pero nunca se sabe".