Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Elecciones vascas: Patxi López no deja claro con quién quiere formar Gobierno a pesar de que los constitucionalistas derrotan al PNV y logran mayoría

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las elecciones autonómicas en el País Vasco suponen que el PNV ya no puede gobernar con el actual cuatripartito, mientras que los constitucionalistas la conseguirían con el voto de UPyD. Patxi López tiene firmes opciones de convertirse en "lehendakari", pero no ha dejado claro con quién quiere formar esa mayoría.

PSE-PSOE (24 escaños, 6 más que en 2005), PP (13, dos menos) más UPyD (1) son mayoría absoluta: 38, lo que abre la posibilidad de desalojar al PNV del poder después de 30 años. A ello hay que añadir un diputado que previsiblemente lograrán los socialistas en Álava, perdido en el último minuto a favor de EA por sólo 8 papeletas, y que se cree que recuperará sin problemas cuando se contabilicen los 5.000 votos de los ausentes.

Eso hará que el escaño de UPyD ya no sea tan imprescindible, y por tanto Rosa Díez (que estuvo eufórica en Vitoria) no podrá "venderlo" tan caro. El PP ya ha decidido que votará a Patxi López. Por tanto, el líder socialista tiene garantizada la elección en cualquier caso.

La rueda de prensa del PNV la inició el presidente, Íñigo Urkullu, que tendió la mano a los socialistas. Ibarretxe quedó en segundo plano.

Patxi López compareció junto con otros socialistas como Leire Pajín (José Blanco se quedó en Madrid), Txiqui Benegas y la ministra Garmendia. Se postuló como candidato a lehendakari, pero sus palabras sembraron dudas sobre con quién formará gobierno, al afirmar: "Se acabó el tiempo de los frentes", la sociedad vasca demanda "acuerdo, diálogo y entendimiento".

Si López optara por buscar algún acuerdo con el PNV (hay que recordar que Zapatero gobierna en Madrid con su apoyo parlamentario, por ejemplo en la aprobación de los Presupuestos), evitando así un desalojo de los nacionalistas, el problema es cómo podría explicarlo el presidente del Gobierno en el resto de España, y qué consecuencias electorales podría tener. Se recuerda que en Navarra no quiso gobernar con Nafarroa Bai.

Una nota de esta campaña es que ETA no ha comparecido con un atentado de graves consecuencias. La demanda a los suyos de que optaran por el voto nulo (depositando papeles de D3M, ilegales) le ha dado una cifra de casi 100.000 partidarios. Los 9 escaños que tenía Batasuna se han repartido sobre todo entre Aralar (de 1 a 4 escaños) y el PSE.

Otra vez fracaso de las encuestas. Incluso de las "israelitas", es decir las que se hacen a pie de urna: en el País Vasco dieron 9 escaños al PP, que sacó 13.

Buenos datos para UPyD, que en el País Vasco multiplicó por 2,6 los anteriores (logró 22.000 votos) y consiguió un escaño, y en Galicia se ha convertido en la cuarta fuerza al triplicar la anterior votación (22.000 escaños). Un avance de lo que puede suceder en las próximas elecciones europeas.

Los resultados de las autonómicas celebradas ayer permiten concluir que Mariano Rajoy ha dado un paso firme para ser el candidato del PP en las próximas generales, y que Zapatero ha empezado a conocer lo que puede ocurrirle como consecuencia de la crisis económica. Y el otro resumen es que los nacionalismos han perdido poder.

Lo ocurrido ayer, sobre todo mirando a Galicia, puede resumirse también diciendo que se trata de la primera derrota de Zapatero y la primera victoria de Mariano Rajoy.