Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

La Ertaintza se empleó con contundencia en la primera huelga a la que hace frente el gobierno del PSE: Siete detenidos, aunque la jornada transcurrió con “tranquilidad”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Ertzaina se enfrentó ayer a su primera 'prueba de fuego' para controlar el orden público desde que están al mando de Rodolfo Ares, consejero vasco de Interior. La jornada transcurrió con "normalidad" a pesar de los siete detenidos, y tanto desde el Gobierno como desde la patronal ConfeBask se calificó el paro como "rotundo fracaso". La huelga general del 21-M en el País Vasco y Navarra "ha sido utilizada por el abertzalismo radical con el fin de lograr una presencia pública y política que no estaba teniendo". Esa fue la lectura que hizo ayer el lehendakari Patxi López. En la misma línea se encuentra ConfeBask, la patronal de empresarios vascos, que calificó en un comunicado como "rotundo fracaso" el seguimiento de la huelga. "Confebask cifra el seguimiento en el sector privado para el conjunto de la Comunidad autónoma entre un 11% y un 12% de los trabajadores, siendo especialmente escasa su incidencia en los grandes núcleos urbanos y en la industria, no teniendo tampoco eco en el transporte, el comercio, el sector financiero o el de limpiezas", concluía el comunicado. El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, afirmó que el Departamento que dirige ha adoptado las "medidas necesarias" con motivo de la celebración de la huelga general convocada en Euskadi por los sindicatos nacionalistas y criticó que esta medida de protesta se realizase contra un Gobierno que tiene "la mano tendida" para propiciar "el diálogo y el encuentro social". Según informó ayer El Confidencial Digital -véalo aquí-, algunos barrios, como el casco viejo o Gros, tienen aproximadamente un 80% de los establecimientos cerrados o con el cierre exterior sin abrir. Algunos comerciantes permanecen dentro de los locales con la luz apagada y sin abrir. Algunos de los -"mal denominados", según ConfeBask- piquetes informativos fueron detenidos por la Ertaintza cuando realizaban actividades de sabotaje. En total, siete personas pasaron a disposición judicial por diversos motivos, siendo el más grave de todos ellos la agresión a un agente de la Policía autónoma vasca en un centro comercial de Irún. La mayoría de las detenciones se produjeron a primera hora de la jornada, y las dos últimas alrededor del medio día, cuando dos individuos se colgaron de un edificio portando pancartas sindicales. Al cierre de esta edición, un portavoz oficial del cuerpo policial vasco aseguraba a El Confidencial Autonómico que daba "por concluido" el operativo especial con motivo de la huelga. Refrendaban, además, que había sido una "jornada tranquila", sin más incidentes que los antes citados. De los 7 detenidos, 6 ya habían sido puestos en libertad con cargos, excepto uno, del que no pudieron precisar más detalles.