Sábado 27/05/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Las agentes los tendrán adaptados a su anatomía

La Ertzaintza renueva sus chalecos antibalas

El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco invertirá 720.000 euros en estas prendas de protección exteriores, y la misma cantidad en interiores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nivel de alerta antiterrorista 4 sobre un máximo de 5 por la amenaza de los yihadistas obliga a las Fuerzas de Seguridad a mantener un alto nivel de protección para sus agentes. Eso incluye dotarlos de chalecos antibalas y anticuchilladas, y en ese contexto se enmarca la renovación que la Ertzaintza realizará de estas prendas.

Agentes de la Ertzaintza patrullando. Agentes de la Ertzaintza patrullando.

Primero fue el homicidio de una policía nacional en un atraco en Vigo; después, los atentados en París en enero de 2015 y los sucesivos ataques terroristas perpetrados en Francia y otros países europeos por yihadistas.

Eso provocó que las administraciones decidieran aumentar la dotación de chalecos antibalas, ante las reclamaciones de los agentes que se sentían desprotegidos sin estos elementos que protegen el torso de disparos de armas de fuego y de cuchilladas con armas blancas.

Tal y como se contó en estas páginas en abril de 2015, al inicio de esta oleada de compras de remesas de chalecos, en la Ertzaintza los propios agentes no tenían tantas quejas. Y es que los policías autonómicos vascos llevaban ya décadas con medidas especiales de protección, desde chalecos hasta uso de armas largas y más vigilancia en las comisarías, como consecuencia de ser objetivo constante de la banda terrorista ETA.

Casi un millón y medio en nuevos chalecos

Ahora el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco va a renovar los chalecos antibalas con que cuentan los ertzainas. Según ha podido constatar El Confidencial Autonómico, el departamento que dirige Estefanía Beltrán de Heredia ha sacado a licitación dos contratos en este sentido.

El Gobierno Vasco ha iniciado un concurso para suministrar tanto chalecos antibalas externos como internos. Los primeros se colocan encima del uniforme y suelen pasar de unos agentes a otros, mientras que los segundos van debajo de la ropa y suelen ser individuales, adaptados a la talla de cada policía.

El presupuesto de cada contrato es de 720.000 euros, por lo que ambos suman 1,44 millones de euros. El plazo de presentación de ofertas por parte de las empresas que quieren optar a este suministro termina el 21 de junio, y una vez adjudicado y formalizado el contrato tendrán tres meses para ejecutarlo.

Los chalecos de uso externo deberán reunir “ciertas cualidades de confort, especialmente en lo que se refiere a mínimo peso y espesor, flexibilidad y acomodación al cuerpo, al objeto de permitir a su usuario los movimientos necesarios para conducir vehículos y operaciones de armas a dos manos”.

Cubrirán a los agentes pecho, espalda, costados, hombros y pelvis, pero sin causas molestias en el cuello y en las axilas. Protegerán frente a ataques con punzón y cuchilla, así como ante impactos de munición de armas de fuego: balas blindadas de 9 mm Parabellum (de dotación de la Ertzaintza, habitual en pistolas y subfusiles); balas semiblindadas .357 MAG de escopetas tipo Remington; cartuchos 9x19 mm PFP de la marca MEN; y balas del calibre 7,62xmm25 tipo Tokarev, usado en muchas armas procedentes del antiguo bloque comunista de Europa del Este.

Tendrán una funda exterior azul, con letras en blanco con la leyenda “POLIZIA” en el pecho y “ERTZAINTA” en la espalda. El adjudicatario habrá de facilitar tallas S, M, L y XL, y la Ertzaintza le podrá solicitar tallas especiales según las necesidades de los agentes.

Chalecos internos “discretos”

El otro contrato es de características similares, pero para chalecos de uso interno. La Ertzaintza precisa que en este caso habrán de ser “lo menos perceptibles posible” al mismo tiempo que ofrecen protección segura frente a impactos de armas de fuego.

La empresa adjudicataria tendrá que suministrar también chalecos femeninos, adaptados a la anatomía de la mujer, una de las reivindicaciones de los sindicatos, que en los últimos años han denunciado en distintos cuerpos de seguridad (como la Policía Nacional, diversas policías locales y autonómicas) que las agentes mujeres tenían que colocarse chalecos de hombre, con la incomodidad e inseguridad consiguientes.

También habrá de facilitar chalecos de tallas especiales. Llevarán dos fundas de uso interno, en azul marino, resistente al sudor. Y además la Ertzaintza comprará fundas de uso externo para convertir estos chalecos internos en externos.