Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

En el Gobierno vasco respiran “aliviados” por la anticipación de la Guardia Civil a la operación para fugar a dos presos de ETA: “Eran asesinos profesionales”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el Partido Socialista de Euskadi (PSE) ha sentado como un alivio la operación de la Guardia Civil que se ha saldado con la detención de siete personas relacionadas con un supuesto plan de fuga de dos presos etarras de la prisión de Huelva. Uno de ellos es el que intentó asesinar al rey con un rifle de precisión en 1995. El PSE no reforzará su seguridad a pesar de que los dos huidos eran considerados "asesinos profesionales". El Confidencial Autonómico se ha puesto en contacto con un portavoz del Partido Socialista de Euskadi, quien ha confesado cierta preocupación general en el ambiente por lo que supondría la fuga de Jorge García Sertucha e Igor Solana, considerados dos de los mejores asesinos de ETA, "de lo que se consideran asesinos profesionales" indican. El perfil de ambos terroristas indica que ETA necesita a algunos de sus miembros más certeros y con experiencia de campo. Sertucha, fue detenido en 1995 en Palma de Mallorca, donde debía ejecutar el plan de asesinato del Rey Juan Carlos durante sus vacaciones. En su detención se le incautó numeroso armamento, incluso un rifle de precisión con mirilla de francotirador, con capacidad para acertar a un blanco desde distancias superiores a un kilómetro. El segundo protagonista de la fuga habría sido Igor Solana, más joven que su compañero pero con delitos de sangre por el asesinato del coronel médico Antonio Martín Cariñanos y José María Martín Carpena. Los planes de huida, para la que se emplearía incluso un helicóptero, tenían como destino final Portugal, donde los dos integrantes de la banda se camuflarían en algún punto del territorio luso que aún no ha sido identificado por los investigadores. El principal objetivo del plan, según han hecho público fuentes de la investigación, era motivar a sus actuales militantes para demostrar el respaldo de la banda a los suyos en momentos bajos. "No sería descabellado pensar que podrían intentar atentar contra algún miembro del nuevo gobierno, ya han dejado claro que somos su principal obsesión actual" indican desde la sede de los socialistas vascos. El plan estaba abortado desde 2008, pero en caso de que no estuviese definitivamente olvidado por la dirección de ETA hace pensar que "en un momento como este, si la banda tuviera la infraestructura necesaria es posible que tratara de recupear a dos de su tiradores con experiencia, una de las mayores carestías que tienen los terroristas" reflexioan desde el PSE.