Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Ibarretxe y Touriño eran los obstáculos. La Junta de Castilla y León tiene un plan para reestablecer relaciones con País Vasco y Galicia en materia de Sanidad y Educación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los cambios de gobierno en Galicia y País Vasco han provocado que la Junta de Castilla y León idee un plan para recuperar las relaciones con ambas provincias. Según el ejecutivo castellano-leonés, ni Juan José Ibarretxe ni Emilio Pérez Touriño mostraron interés por trabajar de forma conjunta con la comunidad. "Para Castilla y León la cooperación horizontal es primordial, una prioridad". Estas palabras proceden de una voz autorizada del gobierno de la Junta, que sostiene que "los antiguos presidentes de Euskadi y Galicia fueron los únicos que no quisieron firmar un protocolo de cooperación con nosotros, como sí hicieron Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha y Asturias". La misma fuente, a la que ha tenido acceso El Confidencial Autonómico, explica que "nosotros iniciamos contactos enviando una carta a todos los gobiernos, pero ellos no contestaron". No obstante, la salida de Ibarretxe y Touriño, y el consiguiente cambio de gobierno, ha abierto una nueve etapa en las relaciones con estas autonomías, tal como quedó reflejado la semana pasada, cuando representantes de los ejecutivos de Castilla y León y Galicia firmaron un acuerdo para la creación de una nueva Comunidad de Trabajo con Portugal. Según ha podido saber este confidencial, dicho acuerdo sólo es el primer paso para la obtención de un protocolo de cooperación entre ambas autonomías, que se firmará en enero. Este convenio servirá para mejorar los servicios sociales, la Sanidad y la Educación de las poblaciones limítrofes de Galicia y Castilla y León: "cualquier ciudadano gallego podrá ir a un hospital o a un colegio castellano-leonés si le queda más cercano que uno en Galicia, por ejemplo". Una vez reestablecidas las relaciones con la Xunta, el gobierno de Castilla y León quiere iniciar conversaciones con representantes del nuevo ejecutivo vasco: "queremos acercarnos de nuevo a Euskadi, aprovechando que ahora existe un gobierno constitucionalista". Lo que ya ha conseguido la Junta es un acuerdo fronterizo que beneficia a Castilla y León, Galicia y Portugal. "La creación de la nueva Comunidad de Trabajo en la que se integren las dos comunidades generará nuevos fondos, riqueza en los territorios y cohesión social. Además, ahora es posible cooperar a la vez con Portugal, y no cada autonomía por su lado. Por eso a esta Comunidad de Trabajo se la empieza a calificar como Euro Región".