Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

Los atuneros vascos y gallegos que faenan en aguas del Índico no reciben la seguridad esperada: la convivencia con los guardianes de las embarcaciones es insostenible

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de cincuenta militares llegaron a Somalia hace dos meses para encargarse de la seguridad de los atuneros españoles que faenan en el Índico. Sin embargo, los marineros no se sienten, en absoluto, más protegidos: ha habido peleas entre los guardianes de las distintas embarcaciones y también con los tripulantes. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, algunos de estos 'piques' entre los vigilantes han acabado "a puñetazo limpio". Debido a esta difícil convivencia, una parte del personal embarcado ha decidido regresar a España. Esta marcha también ha venido provocada porque no cobran lo que les prometieron en España. Los vigilantes también se quejan de que los armadores no les mantienen informados. No hay compenetración, y no se acaba de definir bien quién manda en el barco (según la ley del mar, el capitán). "Cada equipo realiza su trabajo según le viene en gana", denuncian. Esa situación está colmando la paciencia de algunos armadores, que no desean navegar con vigilantes que les crean problemas a bordo. Los uniformes con que les han dotado no son los más adecuados: el traje de campaña que emplean, de color azul oscuro, "da mucho calor". Se están "asando vivos", relatan desde aguas del Índico. Durante las pasadas Navidades, algunos vigilantes cuyos barcos estaban atracados en puerto han tenido que pagarse el avión a España de su propio bolsillo, para pasar las fiestas junto a sus familiares.