Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

"Paz con generosidad, pero sin precio político". Patxi López se marca como prioridad terminar con ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El candidato del PSE-EE a la Lehendakaritza, Patxi López, se marca como prioridad en esta legislatura acabar con ETA y pidió el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias "sin excepción" para diseñar una estrategia compartida contra ETA y conseguir su deslegitimación social. Según aseguró, su objetivo es lograr "la paz con generosidad, pero sin precio político", y subrayó que hoy "estamos más cerca del final" de la banda armada. Durante su intervención en el pleno de investidura celebrado en el Parlamento vasco, afirmó que el gran objetivo de país, "construir la paz", requiere de la unidad de todos, "tal y como lo entendía nuestro recordado Fernando Buesa", el líder de los socialistas alaveses asesinado por ETA. El próximo lehendakari aseguró que "la que exige renuncia a utilizar la violencia como instrumento para conseguir objetivos políticos" y exige "justicia para las víctimas inocentes de tanta barbarie", así como "reconciliación y oportunidades de reinserción para quienes causaron víctimas y daños". "Paz con generosidad, pero sin precio político", añadió. A su juicio, "la banda terrorista debe perder toda esperanza de alcanzar sus objetivos totalitarios, nunca va a destruir la Euskadi que hemos puesto en marcha, pero su amenaza obliga a muchas personas, de muy distinto signo político y de colectivos diversos, a vivir protegidos de la amenaza terrorista". "En Euskadi no sobra nadie dispuesto a defender sus argumentos con las únicas armas de la política: la palabra y el voto, pero no puede haber sitio para las bombas y las pistolas", manifestó. El próximo presidente del Gobierno vasco dijo que hoy se puede decir "que la tenacidad de la democracia ha llevado a ETA a la posición más débil de su historia, por mucho que todavía tenga capacidad de matar como ha demostrado en el último año con los asesinatos viles y cobardes del empresario Inaxio Uria en Azpeitia, del brigada Luis Conde en Santoña, del agente de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel en Legutiano y de nuestro compañero Isaías Carrasco en Arrasate-Mondragón".