Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

La 'kale borroka', en horas bajas: Es el año con menos sabotajes desde que ETA dió por zanjada la tregua

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El mes de abril registró tan sólo un acto de terrorismo callejero, marzo un total de seis, el mes de febrero fue el que más sabotajes registró, con 16, mientras que en el primer mes del año se contabilizaron sólo dos. Si continúa este bajo ritmo de sabotajes, 2009 podría convertirse en el año con menos violencia callejera de la década. Los periodos con una menor incidencia del terrorismo urbano en esta década fueron 2003 con 109 sabotajes y el pasado año, cuando se registraron 125 ataques. En el informe se incluyen únicamente ataques contra bienes públicos o privados en los que se han utilizado artefactos explosivos o incendiarios y que son atribuidos a 'taldes Y', los grupos organizados de 'kale borroka'. En el verano de 2007 comenzó una estrategia contra los autores de los sabotajes que a día de hoy suma diez operaciones policiales y un saldo total de 125. Este impulso del Ministerio del Interior tiene un doble objetivo. Por una parte, acabar con la "impunidad" del terrorismo urbano y, por otra, acumular la mayor información posible para conocer a los futuros miembros de ETA y dificultar su salto a la banda terrorista. Tras la ruptura formal del alto el fuego por parte de ETA, el 5 de junio de 2007, la organización decidió activar al máximo el frente del terrorismo urbano. Si en los seis meses anteriores se habían registrado 17 ataques, en el segundo semestre se cometieron 138. En un operativo de finales de 2007 contra un 'Grupo Y' que actuaba en la comarca vizcaína de Uribe Costa se detuvo a diez personas y se descubrió un 'zulo' con todo el material necesario para la fabricación de cócteles-molotov. Pero el hallazgo más preocupante fue el de un manual titulado 'Txikitzaileak Txikitu' (Destrozar a los que destrozan) en el que se impartían instrucciones para sabotear a las empresas implicadas en la construcción del trazado del Tren de Alta Velocidad vasco causándoles el mayor perjuicio económico. Sin embargo, el frenazo a la comisión de sabotajes también ha reducido drásticamente los destinados a las empresas del TAV