Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

La comandancia de San Sebastián compensa las bajas médicas en el cuartel de Éibar con el apoyo de agentes de cuarteles limítrofes y de la UAR

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Siguen los problemas en la unidad de Seguridad Ciudadana del cuartel de la Guardia Civil de Éibar. Después del suicidio del agente Pedro Linares tras una reunión con el sargento, sus compañeros han ido solicitando la baja médica hasta quedarse el cuartel en cuadro: sólo permanecen 4 de los 28 agentes de la sección. La comandancia de San Sebastián ha ordenado el apoyo de los agentes de la Unidad de Acción Rural (UAR) y de personal procedente de cuarteles cercanos. Tal y como contó El Confidencial Autonómico, el suicidio del agente Linares, acaecido el 3 de julio, ha sido el detonante para que la sección de Seguridad Ciudadana de Éibar se haya convertido en un auténtico polvorín. Los compañeros del guardia civil muerto señalan al sargento como el máximo responsable del suicidio del agente. Acusan a su superior de un trato vejatorio a Linares -y a ellos mismos-, tal y como expusieron en la denuncia presentada el pasado 25 de junio. Por su parte, el sargento sancionó con expedientes a cuatro de sus agentes el 22 de julio. Ante esta última decisión, un total de 18 guardias decidieron solicitar la baja médica, lo que, unido a las vacaciones de seis agentes, ha dejado al cuartel con tan sólo cuatro efectivos. La escasez de personal es tal, que la comandancia de San Sebastián ha tomado cartas en el asunto enviando guardias civiles 'de apoyo' procedentes de la UAR y de otros cuarteles cercanos. Desde los sindicatos se sigue "con indignación" este asunto: piensan que el coronel de San Sebastián está enterado de la grave situación que vive el cuartel de Éibar, pero "mira a otro lado". Además, consideran que expedientar a cuatro compañeros de Pedro Linares es, "ni más ni menos, una provocación".