Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Pais Vasco

La tripulación del ‘Alakrana’ que sufrió el secuestro en Somalia volverá a trabajar en aguas del Índico en marzo. La empresa confía en que todos se reincorporen

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un mes después de regresar a sus casas, los tripulantes vascos y gallegos del 'Alakrana' secuestrados por piratas somalíes en octubre continúan de vacaciones. Pese a necesitar alguno de ellos ayuda psicológica, la empresa espera que todos puedan volver a faenar en marzo. "Ha sido la peor experiencia de mi vida, los piratas nos han tratado mal, peor imposible". Así de contundente se mostró el capitán del 'Alakrana', Ricardo Blach, nada más pisar tierra firme en Puerto Victoria, en las islas Seychelles. El patrón del atunero vasco anunció: "No navegaré más porque ya me retiro. Si acepté este último embarque fue por hacerle un favor al armador". Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, ninguno de los otros dieciséis españoles que sufrieron la emboscada de los piratas somalíes ha comunicado a la empresa su intención de no volver al mar. "Por convenio, ellos no tienen que regresar al trabajo hasta marzo, así que todos se encuentran descansando en sus hogares", comenta a este confidencial una voz autorizada de la empresa armadora del 'Alakrana', Echebaster Fleet. La misma fuente explica que "nos consta que algunos han sufrido ataques de ansiedad y han necesitado atención psicológica, pero esperamos que todos estén en perfectas condiciones dentro de tres meses. Conocemos perfectamente a todos los tripulantes que fueron secuestrados, y sería una pena no poder contar con ellos, ya que son muy buenos". Existen informes de los daños para cobrar el seguro Desde Echebaster Fleet tienen claro cuándo volverán a trabajar los tripulantes del 'Alakrana', pero no saben cuándo cobrarán el seguro por los daños sufridos por el secuestro. Abogados de la empresa comentan a ECA que pedirán a la aseguradora dos tipos de compensación económica: una por los días que el barco estuvo sin faenar y otro por los desperfectos que sufrió el buque. "Somos conscientes de que es mucho más fácil de cobrar el seguro por los daños materiales que comerciales", afirman los abogados, que añaden: "La maquinaria, el motor y el casco estaban muy dañados".