Miércoles 22/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Lo consideran un “Golpe de Estado”

Nacionalistas andaluces cargan contra la aplicación del artículo 155 en Cataluña

El presidente de la Asamblea Nacional Andaluza, Pedro Ignacio Altamirano, dice que retrotrae a las peores y más oscuras etapas de la historia, siempre negra y dictatorial de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de la Asamblea Nacional Andaluza, Pedro Ignacio Altamirano, ha escrito un artículo de opinión en el que carga duramente contra la decisión de aplicar el artículo 155 de la Constitución Española en Cataluña y lo considera “un regreso a la dictadura”.

Miembros de la Asamblea Nacional Andaluza. Miembros de la Asamblea Nacional Andaluza.

Altamirano cree que “todo estaba preparado, bien preparado, por este misterioso matrimonio de conveniencia entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, con Ciudadanos como celestina”.

Para el líder de la Asamblea Nacional Andaluza, esta decisión se ha llevado a cabo utilizando un artículo “inconcluso, confuso y muy manipulable” de la constitución de 1978, que “retrotrae al actual Estado español, a las peores y más oscuras etapas de la historia, siempre negra y dictatorial de España”.

Considera que se acaba de cometer “un verdadero Golpe de Estado a la democracia, ya que el Parlament de Catalunya “está compuesto por diputados elegidos de forma democrática por el pueblo catalán en unas elecciones autonómicas legales y constitucionales, al amparo de la Constitución del 78 y, por tanto, es un Parlament legal y democrático”.

Del mismo modo, cree que el Parlament de Cataluña “eligió, con la mayoría parlamentaria necesaria a Carles Puigdemont como legítimo President de la Generalitat de Catalunya y del Govern de Catalunya. Y eso en una democracia es y debe ser sagrado, ya que emana de la voluntad popular”.

“Esta voluntad popular no puede, bajo ningún concepto, ser violada ni violentada por ningún partido o agrupación de partidos”, afirma Altamirano. Y menos aún por “aquellos que menos respaldo democrático tienen en Catalunya”, como el PP, que no supera el 8% de los votos catalanes.

El presidente de la Asamblea Nacional Andaluza considera que gobernar Cataluña “desde Madrid” es “indecente”, ya que “no se puede gobernar desde los despachos lo que no se gana en las urnas”.

“El Gobierno de España lo es por la voluntad popular, esa misma voluntad con la que lo hace el Govern de Catalunya. La misma. Esa mutua legalidad es la que no se ha tenido en cuenta”, afirma Altamirano.

También cree que el Jefe del Estado, el rey Felipe VI, “ha dejado de lado su obligación constitucional de mediación, para ponerse al servicio de una parte”. Y ni él ni el Gobierno “han entendido que el conflicto no emana ni del Parlament, ni del Govern, ni de Puigdemont, Forcadell o Junqueras, ni de ningún otro político; sino que emana de la aspiraciones legítimas a su derecho a decidir de los catalanes”.

“Han fracasado en su labor de leer lo que un pueblo pide, y en vez de sentarse a escuchar a todo un pueblo, se enfrentan al mismo. Han fracasado como políticos, como Gobierno, y como Jefe de Estado”, sentencia.

Solución al conflicto

Altamirano considera que “para volver a instaurar la democracia secuestrada en España, lo primero es parar el 155. Pedir al Parlament de Catalunya que paralice la Declaración Unilateral de Independencia DUI, hasta que el pueblo español en su conjunto, elija a otro Gobierno, o bien ratifique al actual. Lo que decidan las urnas”.

“Comenzar a tratar el conflicto desde cero, desde el inicio y buscar una solución democrática y política al problema que han buscado, desde la intolerancia que tanto identifica, desde siempre, a la mohosa y casposa derecha española”, afirma.

Y cree que la decisión de aplicar el artículo 155 mete a Cataluña y a España en una “tesitura insoportable” para “dar otra vuelta al tornillo de la dictadura y aplicar un estado de emergencia nacional y recortar aún más las libertades. Provocar, incitar al resto de demócratas a salir a las calles, y entonces ante el caos producido suspender, todas las libertades en España”.

“Si no se para el 155, habrá DUI y entonces ¿qué? ¿Nos obligarán a ver las detenciones de cargos electos, o cómo se interviene un Parlament mientras la ciudadanía sale a las calles y es reprimida con la misma violencia, o más que la vista el 1 de octubre? ¿Y si lo consiguen, llaman a elecciones en Catalunya y el 80% de la población no participa, si a la misma no se presentan los partidos nacionalistas? Que tendrá Catalunya ¿un gobierno elegido por el 20% de la población mientras millones de personas se manifiestan en las calles?”, concluye.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·