Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (EGOPA)

El PP andaluz acusa al PSOE de manipular la encuesta ‘oficial’ autonómica

Andalucía

Denuncia que el último sondeo les resta estimación de voto y además hace creer que el aumento de Podemos sería a su costa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A cinco semanas para las elecciones anticipadas al Parlamento regional, el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía hizo pública la última encuesta del EGOPA que señala que el Partido Socialista sería la fuerza más votada en los comicios del 22 de marzo con seis puntos de diferencia sobre el PP.

Susana Díaz y Juan Manuel Moreno, en el primer encuentro oficial tras el nombramiento del segundo como presidente del PP andaluz. Susana Díaz y Juanma Moreno.

De acuerdo con la estimación de voto que muestra este Estudio General de Opinión Pública de Andalucía, el PSOE conseguiría el 35,2% de los votos emitidos, mientras que los populares se quedarían en el 29,1%. En tercera posición irrumpiría Podemos, con un 14,9%, y muy por detrás estarían Izquierda Unida (8,4%), Ciudadanos (4,6%), UPyD (3,1%) y Partido Andalucista (2,4%).

Los datos, comparados con los del anterior sondeo -de verano de 2014- muestran sobre todo una fuerte caída del apoyo popular al PP y un importante ascenso de Podemos.

Fuentes de la dirección del Partido Popular de Andalucía expresan a El Confidencial Autonómico sus dudas sobre los datos del EGOPA y señalan una serie de conclusiones de esta encuesta que, según ellos, no cuadran y suponen una “manipulación” de los datos.

Desviaciones en la estimación de voto

Por ejemplo, desde PP andaluz destacan la variación significativa que se ha producido en la estimación de voto entre este sondeo de invierno y la edición anterior, de verano de 2014. Según fuentes populares, en la encuesta de verano “la intención directa de voto era muy parecida para todos los partidos y sin embargo, la variación de los resultados de la estimación es muy diferente en casos como el del PP y Podemos”.

Como se puede ver en el cuadro siguiente, la estimación de voto en verano colocaba al PP a apenas siete décimas del PSOE, con un 36,2% de apoyo. Ahora, los populares han perdido cinco décimas de intención directa de voto (del 15,2% al 14,7%), pero eso se traduce en una bajada en estimación de casi cinco puntos, desde ese 36,2% hasta un 29,1%.


El PSOE, por su parte, gana intención directa de voto y baja ligeramente en estimación. En el lado contrario está el caso de Podemos. En verano, el partido de Pablo Iglesias tenía en Andalucía un 12% de intención directa de voto, pero la estimación lo dejaba en un 6,6% de voto estimado. Ahora, crece ligeramente el número de andaluces que declaran que apoyaría las listas que encabezará Teresa Rodríguez, pero en estimación se dispara desde ese magro 6,6% hasta un 14,9%, situándose ya como tercer partido autonómico.

Para las fuentes populares, la intención de estas conclusiones es clara y contradice todos los estudios publicados hasta ahora: “Consideran que el incremento de Podemos sería a costa de la pérdida de votos del PP y algo de IU, lo que no resulta para nada creíble”.

Por otro lado, desde el PP-A destacan que la encuesta estima una participación del 69%, que sería “excesiva” para ser unas elecciones separadas de cualquier otra votación: por ejemplo, en las autonómicas de 2012 fue de 62,23%. “Los altos niveles de participación siempre han beneficiado al PP, lo contrario de lo que recoge este estudio”, afirman las fuentes populares consultadas, y de hecho “distorsionaría la estimación de voto, beneficiando al PSOE que mantiene su posición como primera fuerza con un 35,2%, y a Podemos, que subiría hasta un 15%, diez puntos más que en la anterior estimación”.

Valoración de líderes: Susana Díaz y Pablo Iglesias

La desconfianza de los populares andaluces sobre este estudio demoscópico sobre las elecciones del 22 de marzo se extiende también a cómo se interpreta en el mismo la valoración de Susana Díaz como presidenta de la Junta y del gobierno andaluz en su conjunto.

Por ejemplo, desde el Partido Popular de Andalucía aseguran a ECA es “incoherente” que mientras la desconfianza en la política económica del ejecutivo autonómico se sitúa por encima del 70%, el partido que sustenta ese gobierno -es decir, el PSOE- aparezca como la fuerza política más votada y también la que despierta más simpatía entre los ciudadanos.

En cuanto a la valoración de Susana Díaz, los populares destacan que la presidenta ha perdido 0,4 puntos desde el EGOPA de verano de 2014, manteniendo aún el aprobado. Sin embargo, cuando se pregunta a los ciudadanos sobre la Presidencia de la Junta “como institución”, ésta suspende con un 4,2.

Uno de los datos más llamativos que señalan desde el PP andaluz es la valoración de Pablo Iglesias. Mientras que la gran mayoría de encuestas publicadas a nivel nacional colocan al secretario general de Podemos como uno de los líderes políticos mejor valorados, en el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía el eurodiputado aparece como el segundo con peor nota después de Mariano Rajoy. Eso no cuadraría con que el liderazgo de Pablo Iglesias es clave en el apoyo popular a Podemos, según el 82,6% de los encuestados.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·