Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Protestan porque ningún mando “tome cartas en el asunto”

La Policía Local de Sevilla denuncia riesgo de robo de armas en comisarías

Existen dependencias sin vigilancia nocturna. También se quejan de falta de formación de los agentes y de escaso personal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desanimados, desmotivados y preocupados por su seguridad y la de los sevillanos. Así se siente la policía local de la capital hispalense ante numerosos problemas que vienen padeciendo desde ante tiempo, y para los que no ven una solución a corto plazo.

Imagen de policías locales. Imagen de policías locales.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico por fuentes del cuerpo policial, este cúmulo de problemas que sufren se prolonga en el tiempo sin que “ningún mando policial ni responsable político tome cartas en el asunto”.

Se trata de asuntos de gran importancia que pueden poner en peligro la seguridad local: armas reglamentarias que se acumulan en las taquillas de las sedes policiales de los nueve distritos de Sevilla, cerradas por las noches y sin vigilancia, zonas de sombra en numerosos barrios de la ciudad donde no funcionan las comunicaciones, falta de formación de los agentes en determinadas unidades especializadas, patrulleros y motocicletas que no se reparan por falta de presupuesto, material obsoleto y un déficit de 500 agentes son algunos de los muchos problemas que los agentes padecen.

Todo esto, sostienen las fuentes, “al margen de otras reivindicaciones laborales que preferimos aparcar en este momento, con la esperanza de que la cercanía de las elecciones provoque algún acercamiento con el actual equipo municipal de gobierno y se planteen soluciones a los problemas de seguridad”.

Armas al alcance de cualquier “delincuente”

Estos agentes con los que se ha puesto en contacto El Confidencial Autonómico pertenecen al Sindicato Municipal de Policía Local de Sevilla, y aseguran que, al menos en tres sedes policiales -distrito Centro, Triana- Los Remedios y Nervión- cualquier “delincuente de medio pelo” puede acceder de noche a las dependencias policiales y hacerse con " no menos" de 40 armas cortas, reglamentarias del cuerpo policial.

“Los agentes depositan sus armas en las taquillas, la mayoría desvencijadas, y se marchan a casa. El problema es que una vez que se cierra la oficina, con una simple baraja, allí no hay vigilancia alguna”, lamentan estos agentes, que recuerdan que en alguna sede policial se ha instalado una cámara de videovigilancia que “funciona de vez en cuando”.

Estos agentes, que han denunciado “en numerosas ocasiones” el problema de custodia del armamento, también destacan que “cualquier persona” puede tener acceso a las cocheras donde se encuentran los patrulleros y motocicletas en la Jefatura Central de la Policía Local a través de un ascensor sin ningún tipo de vigilancia.

Tareas administrativas para policías

La plantilla de la Policía Local de Sevilla está compuesta en la actualidad por 1163 agentes, de los cuales apenas el 50% realizan servicios en la calle. “La mayoría -relatan estas mismas fuentes- están destinados a tareas administrativas, talleres o vigilancia de edificios municipales”.

“Mientras agentes jóvenes permanecen tras un ordenador o con una llave inglesa en la mano, miembros de Protección Civil regulan el tráfico a la salida o entrada de los colegios”. Esta situación, a juicio de los agentes, “supone una locura y además no es legal”.

Añaden que en determinadas épocas del año, como en verano, los problemas de plantilla se agudizan con motivo de las vacaciones “adjudicándose servicios a Protección Civil que son propios de la Policía”.

Los agentes recuerdan situaciones “esperpénticas” recientes, como cuando unos taxistas se pusieron a regular el tráfico en una de las principales avenidas de la ciudad con motivo de una manifestación. La falta de personal afecta a determinadas unidades como el “Grupo Diana”, dedicado en exclusiva a atender casos de violencia de género.

“Hay días en los que no hay nadie para atender el servicio”, manifiestan. Hay otro ejemplo llamativo: a falta de una Unidad de Intervención “se ha rotulado una furgoneta con logotipos de UIP, se le han colocado unas protecciones, nos han dado un casco, un escudo y una defensa más grande y sin ningún tipo de formación, nos han convertido en agentes de Intervención Policial”.

El alcalde comprobó esta situación

El material técnico con el que cuentan los agentes para desarrollar su labor de seguridad ciudadana y regulación del tráfico supone todo un reto diario. Especialmente graves son las comunicaciones entre patrulleros y la Jefatura debido a las numerosas zonas de sombra, “nubes” en el argot policial, que impide que los agentes que puedan ponerse en contacto con otros patrulleros o con la Jefatura.

Los agentes sostienen que instalando más repetidores de señal repartidos por la ciudad se solucionaría un problema que atenta “contra la seguridad de los ciudadanos y de los propios policías”, que en muchas ocasiones prefieren evitar las zonas donde no pueden comunicarse por radio.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, lo pudo comprobar recientemente, como relatan los policías: “En navidades, el alcalde acudió a Jefatura para felicitarnos las fiestas a través de la radio, para que todos pudiéramos escucharle. Se tuvo que marchar pues aquello no funcionó”.

Aquel fallo técnico fue entendido por los policías como una solución al problema: “Creímos que después de que Zoido comprobara el desastre de nuestras comunicaciones, solucionaría el problema, pero han pasado casi cinco meses y seguimos igual”.

Un motorista de limpieza cobra más por peligrosidad 

Aunque los policías afirman que quieren dejar “en un segundo plano” sus reivindicaciones laborales y salariales, manifiestan que se sienten “marginados” dentro del organigrama de empleados municipales, y ponen sobre la mesa los agravios comparativos con respecto a otros trabajadores dependientes del Ayuntamiento.

“Un motorista de Tussam (la empresa municipal de Transportes) o de Lipassam (limpieza) cobran el doble en concepto de peligrosidad que un agente motorizado de la Policía”, lo que, destacan “los desmotiva”. Recuerdan, por último, la “productividad económica” de la Policía Local de Sevilla. El Ayuntamiento ingresó, en 2014, casi 32 millones de euros en concepto de sanciones interpuestas por los agentes.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·