Jueves 19/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

De la mano de investigadores

Una desaparición de alto riesgo, la familia involucrada... el enfoque mediático del ‘caso Gabriel’

El escenario y las circunstancias en las que se produjeron, así como la capacidad de movilización de los padres, entre otras cosas, han hecho que tenga mucha sombra informativamente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El caso de Gabriel Cruz ha tenido mucho interés mediático. Ha sido un tema muy noticiable desde el primer día de su desaparición y ha sido por varios motivos: una desaparición de alto riesgo, la familia involucrada, la capacidad de movilización de miles de personas o el operativo constante de la Guardia Civil, entre otras. Son muchas las razones por las que este caso ha cobrado más protagonismo que otros.

Patricia y Ángel, los padres de Gabriel Cruz. Patricia y Ángel, los padres de Gabriel Cruz. ReligionConfidencial

En España desaparece gente todos los días. Según un informe del Ministerio del Interior sobre ciudadanos en paradero desconocido, a 31 de diciembre de 2017 había 6.053 personas desaparecidas en nuestro país. Del total de estas denuncias, 978 corresponden a niños.

La Policía recibe cada día una media de 30 denuncias por desaparición. Sin embargo, no todas reciben la misma atención mediática. Mucha gente se pregunta que si desaparecen niños tan habitualmente por qué esos casos nunca son noticia y otros sí. Como es el caso de Gabriel Cruz, el niño de ocho años desaparecido en Almería hace un mes.

Una desaparición de alto riesgo

La desaparición de Gabriel ocupó mucho enfoque mediático porque se vio desde el primer momento que era una desaparición de alto riesgo. Las Fuerzas de Seguridad tienen unos protocolos para facilitar las denuncias por desaparición que se dividen en desapariciones de alto riesgo o de bajo riesgo. Por defecto, casi siempre las desapariciones de niños tan pequeños son de alto riesgo y el escenario y las circunstancias de la desaparición de Gabriel hacían pensar necesariamente que lo era. 

De los casi mil niños desaparecidos que hay ahora mismo en España, una parte importantísima son fugas de centros de menores. Esas desapariciones se denuncian pero no suelen ser de alto riesgo y casi nunca acaban mal.

Manuel Marlasca, jefe de investigación de La Sexta, explica a El Confidencial Autonómico, que en el caso de la desaparición de Gabriel sí que hubo que establecer medidas necesarias para tratar de encontrarle lo antes posible. Eso, junto a que un niño tan pequeño no desaparece habitualmente. Marlasca explica que también cuenta mucho la capacidad de movilización que han tenido los padres, ya que hicieron “todo lo posible por movilizar a los medios”. Prácticamente toda la provincia de Almería se volcó por encontrar al niño y eso hizo que “las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado acudieran a esa llamada”.

Asimismo, Marlasca cuenta a este digital que no es la primera vez que pasa esto. Que una desaparición sea más o menos mediática depende mucho de los padres. Un ejemplo que pone el jefe de investigación de La Sexta es la desaparición de Marc y Paula, los adolescentes de Susqueda (Cataluña). Marlasca sostiene que por mucho misterio que tuviese y por muy atractiva que fuese como historia periodística, nunca tuvo tanta repercusión porque las familias de Marc y Paula no quisieron. “No salieron públicamente a hablar de sus hijos ni informaron a ningún medio personalmente sobre ello. Que la familia ponga más o menos interés en aparecer en los medios es un punto diferenciador importante”. 

El caso de Diana Quer fue igual en este aspecto. Desde el primer momento sus padres hicieron todo lo posible por ponerse bajo el foco mediático porque querían resolver cuanto antes la desaparición de su hija.

Las consecuencias policiales

Cuando un caso salta a los medios tan rápido la Policía trabaja peor. Ni a la Policía ni a la Guardia Civil les gusta trabajar bajo la presión mediática. Hay una gran parte del trabajo que hacen que se tiene que hacer en ‘la sombra’, lo que se llama trabajo de investigación. Marlasca explica que “si tienen a 20 periodistas preguntando cada vez que se mueve un coche de la Guardia Civil es muy incómodo para ellos”.

En el caso de Gabriel se trata de una desaparición que no se sabía cuál iba a ser el desenlace. Tal y como dijo el otro día la Policía en una rueda de prensa, se ha barajado durante gran parte de la investigación que el niño podía estar vivo. Es aquí cuando hay cierta urgencia. Sin embargo, cuenta Marlasca que cuando ya tienes un cadáver, se hace foco mediático las primeras dos semanas, pero luego se centran en otras noticias y es cuando la Policía puede seguir trabajando tranquilamente.

Caso Diana Quer: punto de inflexión mediático

El caso de Diana Quer tuvo mucha sombra informativamente. Fue un caso que se prolongó durante muchos meses, pero fue distinto al de Gabriel. Su familia tuvo mucha capacidad de movilización para dar con ella, pero los medios también se centraron tanto en este caso, entre otras cosas, por cómo y quién era ella.

Tal y como contó este digital cuando desapareció Diana Quer, se trata de un fenómeno sociológico estudiado en Estado Unidos: a la audiencia le interesan más los sucesos que involucran a mujeres jóvenes, atractivas y de clase media-alta.  Se trata del Missing White Woman Syndrome, el síndrome de la mujer blanca desaparecida.

En concreto, las características de este fenómeno son ser mujer, blanca, joven, atractiva, de clase media-alta, de familia adinerada y problemática o con cierta afluencia en su comunidad. Observaron que, cuando se cumplían ciertas características, recibían mayor cobertura. El caso de Diana Quer cumplía todas las características de este Síndrome de la mujer blanca desaparecida.

Los buenos resultados televisivos suelen coincidir con que sean “chicas jóvenes” y no chicos los desaparecidos. Si tiene, como Diana Quer, un componente de familia conflictiva y bien relacionada, atrae mucho más a la audiencia.

Es cierto que hay desapariciones que ocupan más espacio en los medios. Como también es indudable que la televisión suele dar más cabida a unos casos que a otros por razones comerciales. Desgraciadamente hay desapariciones que dan mejores resultados de audiencia que otros. La de Gabriel fue así porque es un niño muy pequeño, sus padres se movilizaron mucho y hubo miles de personas buscándole que dieron operativo de la Guardia Civil. En esta ocasión la prioridad no se le ha dado por la audiencia, sino porque es un caso noticiable.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·