Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Está destinado en La Línea de la Concepción (Cádiz)

La historia del policía nacional fuera de servicio que socorrió en Sevilla a un joven con convulsiones

Se encontraba corriendo por el Parque del Alamillo cuando escuchó gritos de “¡auxilio!”. Atendió a la víctima para que no se tragara la lengua y avisó a los servicios de urgencias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parque del Alamillo, Sevilla. Alrededor de las seite y media de la mañana. Un agente del Cuerpo Nacional de Policía adscrito a la comisaría de la Línea de la Concepción pero en ese momento fuera de servicio hace ‘footing’ cuando escucha unos gritos: “¡Socorro!¡Auxilio!”.

Parque del Alamillo, en Sevilla. Parque del Alamillo, en Sevilla.

Desde Emergencias de Sevilla informaron el pasado martes 6 de septiembre que la Policía Local de Sevilla y sanitarios de emergencias habían atendido a un joven de unos 20 años que se había desmayado mientras hacía deporte en el Parque del Alamillo a primera hora de la mañana.

Tras descartar que hubiera sufrido un infarto, le trasladaron a urgencias del Hospital Virgen de la Macarena para atenderle.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que el aviso a los servicios de urgencias lo dio un agente del Cuerpo Nacional de Policía, residente en Sevilla pero destinado en la comisaría de La Línea de la Concepción (Cádiz).

Este policía nacional estaba fuera de servicio, haciendo ‘footing’ en el Parque del Alamillo, cuando escuchó gritos de socorro. Se trata de un amigo del joven que se había caído al suelo. Eran en torno a las 7:35 y la zona, con mucha vegetación, todavía estaba oscura.

El agente de Policía se acercó a socorrer al joven atendiendo a las peticiones del amigo. El corredor que estaba en el suelo estaba boca arriba, con restos de saliva y vómito en la boca, y las manos agarrotadas.

La prioridad del agente fuera de servicio fue tratar de asegurar al chico que sufría espasmos. Le sacó la lengua para que no se la tragara, y le inclinó hacia un lado para que tampoco se ahogara con el vómito. Se trata de indicaciones básicas de primeros auxilios que aprenden los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y que le permitieron estabilizar al joven.

Además, fue él quien llamó al 112: ni la víctima del suceso ni su compañero llevaban teléfono móvil. Al llamar se identificó como agente de la Policía Nacional y fue dando indicaciones de la zona exacta del Parque del Alamillo en la que se encontraban.

Mientras llegaban los sanitarios y la Policía Local, él iba hablando con el joven desfallecido y con su compañero, ambos estudiantes. La víctima se fue recuperando poco a poco, hasta que llegó la ambulancia y le atendieron. También llegó entonces la Policía Local al lugar.

Tras este suceso, el agente redactó una minuta informativa para explicar en el cuerpo lo sucedido. Asegura que se ha sentido completamente respaldado tras este suceso por sus superiores de la comisaría de La Línea de la Concepción, y también por sus compañeros, especialmente los del sindicato Confederación Española de Policía (CEP).

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·