Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Aragón

Gobernado por la candidatura local de Podemos y por CHunta Aragonesista

La Archidiócesis de Zaragoza tacha de “revanchista” al ayuntamiento

Considera que el gobierno municipal “lleva las de perder si pretende expropiar los bienes de la Iglesia”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una iniciativa presentada por el grupo municipal CHA (Chunta Aragonesista) que se acaba de aprobar en el pleno con el apoyo de Zaragoza en Común y el PSOE, y con la única oposición del PP, pretende que los bienes inmuebles registrados desde 1998, propiedad de la Iglesia Católica de la ciudad, pasen a ser de titularidad pública. Desde el Arzobispado se pronuncian: “Si eso va para delante, llevan las de perder”.

Iglesia Basílica de Santa Engracia, Zaragoza. Iglesia Basílica de Santa Engracia, Zaragoza.

Religión Confidencial se ha puesto en contacto con el Delegado de Medios de la Archidiócesis de Zaragoza, quien asegura que se sienten tranquilos porque “los tribunales darán la razón a la Iglesia”. El Arzobispado explica que si ciertos bienes fueron registrados después de 1998 fue porque “era algo evidente”.

La Delegación de Medios añade: “Igual que nadie duda que el edificio del Ayuntamiento pertenezca al Consistorio, nadie duda que una catedral pertenezca a la Iglesia”. Además, considera innecesario que estos bienes pasen a ser propiedad  pública, ya que son de acceso libre y están mantenidos por la Iglesia en colaboración con la administración.  

Desde la Delegación de Medios se extrañan porque el Arzobispado se enteró de esta noticia por los medios de comunicación.  “En ningún momento se han puesto en contacto con nosotros para informarnos. En cualquier caso, es una actitud revanchista”.

Regular tras la desamortización

La protesta de CHA es contra la reforma del Reglamento Hipotecario de 1998, que reconoce a la Iglesia la posibilidad de inscribir bienes, y se le privilegia con  mayor fluidez en estos trámites.  

La reforma justificaba esta diferencia en el arraigo social de la Iglesia Católica y como forma de facilitar la regulación de los bienes que, perteneciendo a la Iglesia, tras las desamortizaciones no se habían vuelto a registrar.

Aunque no es el primer caso de una ofensiva de la izquierda contra la Iglesia, las relaciones entre obispados y ayuntamientos no suelen ser problemáticas. El Arzobispado de Madrid, por ejemplo, ha subrayado a este Confidencial la cordialidad que existe con el gobierno de Ahora Madrid. “Así como en otras diócesis ha habido problemas –por ejemplo con la Semana Santa- nosotros tenemos una relación cordial y normal. La alcaldesa incluso acudió a la misa de la Almudena”, afirman.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·