Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Aragón

Los vándalos acechan en el Corredor Verde de Zaragoza. Los vecinos de la zona denuncian destrozos y robos en un proyecto abandonado por la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Corredor Verde de Zaragoza une los barrios de Miralbueno y Oliver con un vial frecuentado por cientos de personas. En los últimos meses ha sido objeto de una serie de acciones vandálicas que han afectado al mobiliario urbano, árboles y a las zonas de recreo para niños. El Ayuntamiento asegura ser consciente de la situación y desde Urbanismo prometen ir reponiendo los destrozos según lo permita el presupuesto.

Los alcorques de los árboles, grifería de algunas fuentes y hasta el caucho que protege el suelo en las zonas infantiles del Corredor Verde de Zaragoza se han convertido en objeto de numerosos actos vandálicos.

Los percances que sufre esta zona de la capital aragonesa han sido denunciados por los vecinos, que reclaman al Ayuntamiento de Juan Alberto Belloch una mayor vigilancia.

Según explican desde el consistorio a El Confidencial Autonómico, “sabemos que hay acciones vandálicas y todo lo que esté dañado será repuesto por los servicios municipales en función del presupuesto”. Aseguran que la zona es patrullada por la Policía Local, pero “es un espacio muy grande, al aire libre, y por la noche es difícil controlar todos los puntos”.

Desde Urbanismo comentan que “la implicación de los vecinos por cuidar su zona es excelente”. Afirman que el “celo vecinal” contribuye a que los destrozos se denuncien cuanto antes, pero “el problema del vandalismo ya estaba incluso cuando aún se estaba construyendo el Corredor”.

Los robos y ataques más corrientes en la zona tienen que ver con el mobiliario urbano: afectan al caucho que rodea árboles y zonas infantiles, los complementos de metal en fuentes y papeleras y también hay destrozos en los kioscos.

El Corredor Verde es uno de los grandes espacios al aire libre de la capital aragonesa. Los vecinos tuvieron que esperar prácticamente una década para ver terminado este vial, inaugurado en 2008, que une los barrios de Miralbueno y Oliver. Antes de convertirse en zona verde, albergó la línea férrea de Zaragoza-Teruel, con partes que transcurren junto a la carretera de Logroño y el Canal Imperial de Aragón.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·