Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Aragón

Instituciones Penitenciarias traslada de Córdoba a Asturias a uno de los anarquistas detenidos por colocar una bomba en El Pilar

Aragón

El chileno Francisco Javier Solar ha pasado tres meses en la cárcel andaluza con el mismo régimen de seguridad que se aplica a los terroristas de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Policía Nacional detuvo en noviembre a dos anarquistas chilenos acusados de haber colocado un artefacto explosivo en la Basílica de El Pilar de Zaragoza pocos días antes del día de la patrona de Aragón. Mónica Caballero está internada en el Centro Penitenciario de Brieva (Ávila) desde que la trasladaron de Estremera (Madrid), mientras que Solar ya ha pasado por Navalcarnero, Córdoba y ahora Villabona.

Foto policial de Francisco Javier Solar, uno de los aanrquistas que supuestamente colocó un artefacto explosivo en El Pilar. Foto policial de Francisco Javier Solar, uno de los anarquistas detenidos por el atentado contra El Pilar.

Tras su detención en Barcelona, la Audiencia Nacional ordenó el ingreso en prisión provisional sin fianza para los dos anarquistas chilenos, acusados de ser responsables de la colocación de un artefacto casero que causó daños materiales en los bancos de El Pilar y obligó a desalojar del templo a los visitantes que se encontraban en él en ese momento.

En concreto, el juez Eloy Velasco les acusó de pertenencia a organización terrorista, estragos terroristas y también de conspiración para cometer un atentado similar al de Zaragoza en el santuario de la Virgen de Montserrat, en la provincia de Barcelona.

Según las investigaciones policiales, ambos formaban parte de la Federación Anarquista Informal / Frente Revolucionario Internacional (FAI/FRI), y concretamente en España actuaban bajo las siglas del Grupo Anarquista Coordinado Comando Insurrecional Mateo Morral, que también reivindicó el atentado contra la Catedral de la Almudena de Madrid.

Mónica Caballero y Francisco Javier Solar ingresaron, en primer lugar, en la cárcel de Soto del Real (Madrid). Tres días después, Solar fue trasladado al Centro Penitenciario Madrid IV (Navalcarnero), mientras que su compañera de comando fue enviada a Madrid VII, en Estremera.

Presos de “especial seguimiento”

El Confidencial Autonómico ha podido saber que el sábado 12 de abril Solar llegó a la cuarta prisión desde que fue detenido por la Policía Nacional. Procedente de la cárcel de Córdoba, el presunto autor del atentado contra la Basílica de El Pilar fue internado en el Centro Penitenciario de Villabona, en Asturias, después de hacer “escala” durante el traslado en Madrid, Burgos y Cantabria.

Fuentes de la prisión de Córdoba explican a ECA que este presunto terrorista salió de este centro el 5 de abril y que no hay constancia de que se haya visto envuelto en ningún incidente dentro de esa cárcel. Por eso, achacan el traslado a que el preso tenga cuestiones pendientes en Asturias -cosa que no se da en este caso- o a que el régimen de especial vigilancia al que Solar está sometido contempla traslados cada cierto tiempo para evitar que se creen grupos de internos afines dentro de la cárcel.

Tal y como denuncian simpatizantes anarquistas en varias páginas webs consultadas -y confirman fuentes del Centro Penitenciario de Córdoba-, tanto a Francisco Javier Solar como a Mónica Caballero están internados bajo el régimen FIES (siglas de Ficheros de Internos de Especial Seguimiento) 3 BA, que es el que se aplica a los presos pertenecientes a bandas armadas y grupos terroristas. Es el caso, por ejemplo, de los miembros de ETA, que tienen restringidos buena parte de sus movimientos en prisión.

El Confidencial Autonómico ha consultado a Instituciones Penitenciarias para ampliar la noticia. Sin embargo, un portavoz de esta secretaría general del Ministerio del Interior respondió que, conforme a la Ley Orgánica de Protección de Datos, no podía proporcionar ninguna información sobre ningún preso en concreto.

Movimiento anarquista de apoyo

Este traslado no ha sido el único para los presuntos integrantes de la célula terrorista Mateo Morral. El 22 de diciembre, Instituciones Penitenciarias decidió enviar de Estremera a Brieva (Ávila) a Mónica Caballero, que permanece allí desde entonces.

Francisco Javier Solar, por su parte, ha tenido más cambios: de Soto del Real pasó a Navalcarnero, y por las mismas fechas por las que la otra presunta terrorista fue trasladada a Brieva, Instituciones Penitenciarias lo envió a él a Córdoba, donde ha estado interno tres meses en régimen FIES.

Estos dos supuestos responsables del atentado de Zaragoza se han convertido en “héroes” para el movimiento radical anarquista español e internacional. En nuestro país, las páginas webs, blogs y foros de esta tendencia incluyen frecuentemente publicaciones sobre su situación en prisión e incluso han publicado mensajes y dibujos de Solar y Caballero.

En diciembre, cuando Mónica Caballero fue traslada a Brieva, se celebró una manifestación hasta el perímetro de la cárcel para rechazar su situación de “aislamiento” y pedir su liberación. Además, en internet actualizan sus direcciones postales, para que cualquier pueda escribirles cartas de apoyo y en algunos casos hasta indican el número de cuenta del peculio para enviarles dinero para sus gastos en prisión.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·