Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Aragón

Una instalación almacena residuos tóxicos sin control en una finca cerca de Zaragoza. El Gobierno de Aragón y la empresa, en liquidación, no alcanzan un acuerdo para retirarlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La empresa Contenedores Aragón se dedicó desde 2007 al reciclaje de envases y el tratamiento de residuos. Recientemente ha entrado en proceso de liquidación y diversos problemas administrativos han derivado en el abandono de la nave donde operaba. Las instalaciones se encuentran en el polígono de El Bolar, en Quinto de Ebro, a unos 40 kilómetros de Zaragoza, y según un informe de la DGA, albergan residuos que podrían suponer riesgos para la salud y el medio ambiente y de los que nadie se hace cargo.

Una nave industrial en estado de abandono, a unos 40 kilómetros de Zaragoza, se ha convertido en motivo de conflicto para la dirección general de Calidad Ambiental del Gobierno aragonés. La empresa que operaba en el recinto, Contenedores Aragón, se encuentra en proceso de liquidación y el administrador único, J.L.C., se ha desentendido del proceso de limpieza y descontaminación de la zona.

Según un documento al que ha tenido acceso El Confidencial Autonómico, elaborado por dicha dirección general, en las instalaciones se han detectado “derrames de una sustancia roja de olor penetrante sin etiqueta de peligrosidad”, entre otras irregularidades. Añaden que “se desconoce su origen, composición, peligrosidad o medios de tratamiento”.

El documento también alude a “un sistema de tratamiento de aguas residuales que no funciona correctamente” y “un centenar de envases GRG”; esto es, contenedores de 1.000 litros, almacenados sin los sistemas de seguridad preceptivos. Por su parte, antiguos trabajadores han denunciado a este diario que incluso llegaron a verterse "residuos muy peligrosos al río Ebro" en 2009.

La dirección general de Calidad Ambiental, cuya responsable es Pilar Molinero García, ha conminado por escrito al liquidador de la empresa a poner en orden todo lo relativo a estas instalaciones. También añade que no se han presentado las memorias de gestión de residuos peligrosos y no peligrosos necesarias para este tipo de actividades, lo cual supone una irregularidad.

Irregularidades y sanciones

Por su parte, el encargado de liquidar Contenedores Aragón, cuyas siglas son E.A.S., ha transmitido al Gobierno aragonés en otro escrito que “jamás ha tenido posibilidad de acceder a la finca de Quinto de Ebro”, hoy en manos de Bankinter tras una subasta.

También ha asegurado a este diario que ni recibió del administrador único “documentación o información alguna sobre el día a día de la empresa” desde 2007 y hasta que fue cesado de su cargo, ni tiene medios para hacerse cargo de las “tareas de limpieza o tratamiento de los residuos” que hay en el polígono. Mientras, el que fuera el administrador único, J.L.C., está inmerso en varios contenciosos con su socio y sus ex empleados por presuntos delitos de estafa.

Según la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, este tipo de conductas respecto al tratamiento de restos que pueden ser perjudiciales conllevan sanciones de diferente cuantía que hoy por hoy Contenedores Aragón, cuyo domicilio social está en paradero desconocido, no puede asumir.

Mientras, en el polígono zaragozano de El Bolar continúan abandonados unos residuos cuya peligrosidad está por determinar, a la intemperie.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·