Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Asturias

Arcelor-Mittal rechaza el arbitraje público para sus planes de aumentar jornadas laborales y disminuir sueldos en sus plantas metalúrgicas asturianas. El plan se pondrá en marcha en Navidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dirección de Arcelor-Mittal y los sindicatos han rechazado la posibilidad de llegar a un acuerdo en cuanto a la mediación iniciada en Madrid para evitar que la metalúrgica se salga del acuerdo marco por el que se rigen los convenios colectivos de las plantas de la multinacional en España.

Esa ruptura supone que la compañía sigue adelante y que se inicia su última fase del proceso con el arbitraje en la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos. El plazo es de 25 días. Si no se llega antes a un acuerdo, la compañía podrá bajar los sueldos y aumentar la jornada, principios sobre los que habrá que iniciar la negociación del próximo acuerdo marco.

Además, la multinacional ha amenazado con mantener cerrado el horno alto B de Gijón, recién remodelado, lo que tendrá enormes consecuencias económicas y laborales para Asturias, según los expertos. Los sindicatos en la planta asturiana estudian hoy si retoman las movilizaciones, a propuesta de CC OO.

La situación de Arcelor-Mittal es tremendamente compleja, ahogada por las deudas, con una prolongada y dura caída de las ventas y la producción, y con los inversores y los mercados exigiendo al magnate Lakshmi Mittal, dueño de la multinacional, que venda sus activos más preciados. Tras el cierre de la planta de Villaverde (Madrid), Lieja (Bélgica) y dos hornos altos en Florange (Francia), todas ellas bajo la tutela de Aditya Mittal, hijo del dueño y director financiero del grupo, la cúpula de la multinacional ha decidido acogerse a la nueva reforma laboral aprobada por el Gobierno de PP en España para reducir salarios, aumentar la jornada laboral y, en definitiva, modificar las condiciones laborales de los trabajadores.

Ángel Villalta, secretario general de UGT en las instalaciones gijonesas de Arcelor-Mittal, aseguró ayer que “los sindicatos no vamos a negociar ningún descuelgue. Vamos a intentar retomar la negociación y lograr un acuerdo de futuro, no de descuelgue. Hay que buscar soluciones al margen de este proceso en el que se ha embarcado la empresa”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·