Martes 24/04/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Asturias

Las dos centrales se coaligaron en 1911

Ruptura de UGT Asturias y el SOMA: “Esto sólo lo puede frenar Pepín Álvarez”

Desde el Sindicato de los Obreros Mineros rechazan las ofertas ugetistas de última hora. Sólo admitirán volver a negociar si se anula el congreso nacional en el que se creó la federación de industria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sindicalismo de Asturias se enfrenta a un divorcio histórico. Tras cien años yendo de la mano, la Unión General de Trabajadores y el Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias rompen su alianza tras diferentes desacuerdos en los últimos meses. Apenas quedan opciones para frenar esta ruptura definitiva.

Anagramas del SOMA y de UGT de Asturias. Anagramas del SOMA y de UGT de Asturias. ElConfidencialAutonomico

La constitución de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT va camino de provocar la ruptura de la central socialista con un aliado histórico: el SOMA, tradicional sindicato mayoritario entre los mineros asturianos.

Distintas divergencias entre UGT y los dirigentes del SOMA condujeron a que este sindicato minero no participara en el congreso de fundación de esa federación nacional de UGT. Y ahora el SOMA ha decidido iniciar el proceso para desvincularse de la Unión General de Trabajadores y constituirse por su cuenta como un sindicato independiente.

El Confidencial Autonómico ha recogido la versión de distintas fuentes del SOMA sobre este desencuentro que puede romper una relación con UGT que tiene más de cien años. Aseguran con indignación que la dirección que encabeza Josep María Álvarez no tuvo durante estos meses ninguna sensibilidad para la situación especial de Asturias, donde existe un sindicato minero propio con un siglo de existencia, algo que no sucede en otras comunidades autónomas donde las sectoriales de minería se han unido a esa Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT.

“Prometieron que hasta que no hubiera un acuerdo con el SOMA para integrarse en la federación no habría congreso. Y hubo congreso, sin el SOMA, y Álvarez y Javier Fernández [secretario general de UGT Asturias] lo bendijeron”, critican desde el Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias.

Ahora, una vez que el SOMA ha roto las negociaciones y ha decidido poner en marcha el proceso para “independizarse”, algunos dirigentes de la UGT de Asturias tratan de rebajar la tensión con distintas propuestas de negociación.

Pero en el SOMA se niegan siquiera a considerarlas: “Nos han ninguneado, nos han invitado a salir, y ahora hacen propuestas... Esto es un punto sin retorno”, sentencian, aunque dejan abierto el resquicio de una puerta para dar marcha atrás: “Esto sólo se puede arreglar, si acaso, si Pepín Álvarez [así conocen en Asturias al líder nacional de UGT, que nació en Asturias y emigró a Cataluña] interviene, impugna el congreso de FICA y empieza todo de nuevo”.

Sólo frenarán el proceso para constituirse por su cuenta, por tanto, si Álvarez toma cartas en el asunto de forma personal.

Las razones de un divorcio entre sindicatos

En todo caso, las fuentes consultadas insisten en que es muy difícil que se llegue a un acuerdo. Los desencuentros son totales en distintos puntos. Por ejemplo, desde el SOMA explican que ellos presentaron sus cuentas, que muestran que sólo el 40% de los ingresos van a pagar los salarios de cuatro trabajadores, ya que el resto de responsables del sindicato no cobran.

Por contra, denuncian que la sectorial de Metal de UGT Asturias tiene 20 asalariados, y que se niega a hacer pública sus cuentas. “La sede de Oviedo de UGT cuesta más de 4.000 euros al mes el alquiler, la del SOMA en Langreo son 600 euros”, ponen como ejemplo de las diferencias que existen entre ambos sindicatos a la hora de gastar el dinero, y eso les lleva a tener reticencias para fusionarse sin más.

Además, en los últimos años se ha producido un distanciamiento entre el SOMA y UGT Asturias por cuestiones políticas, partidistas: el SOMA se alineó casi por completo con Pedro Sánchez en la batalla interna del PSOE, mientras que los líderes de UGT se decantaron por Susana Díaz y respaldaban al presidente del Principado, Javier Fernández. Eso también fue minando la relación entre ambos sindicatos aliados.

Y, por último, desde el SOMA señalan que seguramente para el Ministerio de Energía y otras instituciones es más cómoda la UGT de minería a nivel nacional que el SOMA: el SOMA no reniega de su exigencia de que se priorice la quema de carbón nacional en las centrales eléctricas, y acusa a UGT de respaldar la quema de carbón de importación que perjudica a las cuencas mineras de Asturias, Aragón, León...

De ahí que estén ya preparando la desconexión con su equipo jurídico. Celebrarán un congreso en unos meses, y además este “divorcio” entre sindicatos tendrá también un reparto de propiedades que se prevé complejo: sedes, casas del pueblo y otros locales que compartían SOMA y UGT (y en ocasiones con el PSOE en algunos pueblos) tendrán que ser repartidas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·