Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cantabria

Como “pago por servicios ambientales”

Cantabria subvencionará a los ganaderos en las zonas donde ataquen los lobos

El gobierno autonómico implantará medidas preventivas para evitar incidentes, controlará la población de los depredadores y compensará a los dueños de rebaños que sufran daños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La “convivencia” entre el lobo ibérico y el ganado es uno de los asuntos más espinosos y discutidos en Cantabria. El gobierno autonómico de Miguel Ángel Revilla pretende aprobar un plan de gestión del lobo que ha sometido a la consulta de los sectores afectados y que pretende acabar con los conflictos.

Lobo ibérico. Lobo ibérico.

Tal y como se contó hace semanas en estas páginas, los más de 500 ataques de lobos denunciados por ganaderos de Cantabria entre febrero de 2012 y enero de 2015 en la zona del Parque de la Reserva del Saja y otras zonas dependientes de la administración pública le costaron al gobierno regional 196.000 euros en indemnizaciones.

Este problema recurrente llevó el año pasado al ejecutivo de Miguel Ángel Revilla a presentar a los ayuntamientos cántabros y a asociaciones y entidades implicadas -ganaderos, ecologistas, cazadores...- un proyecto de decreto para controlar el lobo en Cantabria.

Ahora el proyecto que ha elaborado la Consejería de Medio Rural se someterá a información pública. Con las modificaciones que se puedan hacer se remitirá al Consejo de Gobierno, que será quien lo aprobará.

El proceso será complejo, ya que hasta la Consejería de Medio Rural han llegado muchas propuestas, y contradictorias entre sí. Fuentes de la consejería explican a El Confidencial Autonómico que ya está decidido que se convertirá al lobo en especie no cinegética: es decir, no se podrá cazar de forma normal, sino que los ejemplares excedentes serán abatidos por agentes del gobierno autonómico.

Objetivo: minimizar los ataques de lobos

Las multas por matar lobos llegarán a los 10.000 euros. Pero el proyecto de decreto no se queda ahí. El ejecutivo cántabro tiene claro que debe cumplir con la directiva europea que obliga a proteger al lobo ibérico, una especie amenazada.

“Pero no se puede cargar la conservación del lobo a espalda de los ganaderos”, resaltan desde la Consejería de Medio Rural. Sus objetivos principales con este decreto son conservar el lobo, minizar sus daños sobre la ganadería y otras actividades, y pagar rápido las indemnizaciones cuando haya ataques.

A partir de este decreto, el gobierno de Cantabria será el que se haga cargo de pagar los daños causados por lobos en todo el territorio de la comunidad: ahora sólo lo hace en parques naturales, y no en los cotos de caza, que son responsables de este asunto ahora mismo.

Para conseguir cierto equilibrio entre la existencia de lobos y de ganadería extensiva en zonas donde coinciden, Cantabria pondrá en marcha distintas medidas. En primer lugar, tratará de minimizar los daños que provoca este animal depredador.

Lo hará con el control de poblaciones del lobo, mediante esos abatimientos si se descontrolan. Pero también impulsará que los ganaderos tengan medidas preventivas: presencia de perros mastines para proteger los rebaños, más vigilancia del ganado, que no pasten por zonas altas de la montaña donde haya lobos...

Subvenciones a los ganaderos

La otra “pata” de este proyecto la constituyen las medidas compensatorias para que los ganaderos que sufran daños cobren “rápido y la cantidad justa”. El nuevo seguro ya paga a los afectados de forma más rápida que el sistema anterior del gobierno de Cantabria.

Pero, además, las fuentes consultadas por ECA explican que el ejecutivo regional pondrá en marcha líneas de subvenciones para mantener la ganadería en esas zonas con presencia de lobos. De esta forma se abonará no sólo los daños concretos por daño a quienes sufran ataques, sino también el dinero que pierden los ganaderos por las medidas de vigilancia, por el tiempo invertido en ello...

Se tratará de una compensación, un “pago por servicios ambientales” a los ganaderos que siguen manteniendo sus rebaños, ya que se entiende que su conservación tiene un valor económico, ecológico y social. Ya se hace en otros lugares como Álava, La Rioja y algunas zonas de Francia que sufren este problema de la difícil convivencia entre el ganado y el lobo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·