Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla la Mancha

10.000 solicitudes de toda España para trabajar en el futuro almacén nuclear de Villar de Cañas. El municipio cuenta con 500 habitantes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas, en Cuenca, no empezará a funcionar hasta 2017. Sin embargo, esta pequeña localidad se está adaptando a las necesidades del depósito nuclear: los terrenos donde se ubicará ya son propiedad de ENRESA, la empresa pública promotora, y hasta el momento se han gestionado contratos ligados al sector por valor de 5 millones de euros.

Desde que el Consejo de Ministros dio el visto bueno para que el Almacén Temporal Centralizado se construyese en Villar de Cañas (Cuenca), esta localidad se ha convertido en un foco de atención social e industrial. La noticia se supo el 30 de diciembre de 2011 y desde entonces más de 10.000 personas han enviado sus credenciales al ayuntamiento, interesados en trabajar en el almacén.

La inversión prevista para poner en marcha el futuro cementerio nuclear de Villar de Cañas es de 1.000 millones de euros. Aunque el depósito no estará operativo hasta finales de 2017, fuentes del ayuntamiento han asegurado a El Confidencial Autonómico que decenas de empresas de la zona están trabajando para convertirse en parte del tejido auxiliar que rodeará la instalación.

Según comentan desde el consistorio, el impulso que ha supuesto la concesión del vertedero nuclear “ha provocado mucha ilusión en el pueblo”, algo que se ha traducido incluso en un aumento de los empadronamientos. El censo oficial de Villar de Cañas es de 510 habitantes, aunque “los vecinos que realmente viven fijos aquí rondan los 300”, explican a ECA.

En el último trimestre de 2012 fuentes del ayuntamiento detectaron “los primeros beneficios socioeconómicos”: creció el volumen de trabajo de compañías de la zona y se crearon nuevas empresas de ingeniería.

Aseguran que también han comenzado a comprarse terrenos para construir hoteles y que hay contratos apalabrados con ENRESA por valor de “5 millones de euros”.

Primeras inversiones

Las obras del almacén comenzarán a finales de 2013 o principios de 2014. En ese momento calculan que ya habrá un tráfico de personas por el municipio de entre 10.000 y 15.000 personas al año.

La Junta de Castilla-La Mancha ha aprobado recientemente la licitación de las carreteras que rodean el enclave del futuro almacén, entre otras la que unirá la A-3 con la N-20. Se van a invertir 19 millones de euros en una época en la que la obra pública está estancada, lo que para Villar de Cañas supone “una señal de la importancia de este proyecto”.

El almacén contará con un parque empresarial que ya está empezando a levantarse. El cementerio nuclear se situará en una parcela de 52 hectáreas, donde ya se está haciendo prospecciones. Esa zona está separada por una carretera del futuro vivero de empresas, que se edificará en un terreno de 30 hectáreas.

Ahora mismo se están realizando los estudios necesarios para evaluar el impacto medioambiental en esta zona.

Las quejas de otros pueblos

La Plataforma contra el ATC de Cuenca ha presentado un recurso ante el Tribunal Supremo para evitar que el proyecto siga adelante. Alegan que el orden del día del pleno en el que se aprobó la candidatura de Villar de Cañas, el 22 enero de 2010, no figuraba ningún punto relacionado con el cementerio de residuos radiactivos.

Fuentes del ayuntamiento indican que aquel día “sí hubo acuerdo, aunque no se reflejó en el acta”. Aseguran que ese defecto de forma se solucionó presentando la documentación requerida al Ministerio de Industria, a través de la subdelegación del Gobierno.

Además, unos días después se celebró otro pleno al que fueron citados por correo todos los empadronados del lugar con edad legal para votar. “Aquel pleno duró dos horas, que se grabaron, y en él estuvieron todos los componentes del ayuntamiento y la gran mayoría de los vecinos”. El ambiente, aseguran, “era de alegría por lo que íbamos a conseguir”.

Los ayuntamientos de Belmonte, Monreal del Llano y Villar de la Encina también han mostrado su oposición al cementerio nuclear. Para el ayuntamiento de Villar de Cañas, la razón es simple: “ninguno de esos lugares va a beneficiarse de las inversiones de ENRESA”.

El futuro almacén ya ha superado otros recursos judiciales: se desestimó el que redactaron los municipios de Yebra y Ascó y también otros de organizaciones como Greenpeace y Ecologistas en Acción.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·