Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

Los mandos de la Guardia Civil ‘silencian’ los desperfectos en las carreteras denunciados por los agentes. Vea la orden de la Jefatura de Zamora

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los guardias civiles de la Subdirección de Tráfico de Zamora se han movilizado para denunciar el "trato abusivo" de sus superiores: les prohíben, explícitamente, denunciar el mal estado de las carreteras y las señalizaciones, bajo amenaza de sanciones o nuevos destinos.

El Confidencial Autonómico ha tenido acceso a las denuncias de los agentes de Tráfico sobre las deficiencias en la red viaria. Los guardias civiles informaron sobre el deterioro de las señales y la ausencia de ellas, boquetes en los badenes, e incluso la falta de tapaderas en las alcantarillas.

Estas advertencias, sin embargo, fueron silenciadas por los mandos de la Benemérita. En su respuesta, el Jefe Provincial de Tráfico exigió que “en futuras ocasiones no se denuncie este tipo de anomalías”, solicitando además que se comunique a todos los agentes el ‘protocolo’ a seguir.

El Capitán Jefe del Subsector ha remitido estas indicaciones a los guardias civiles, argumentando que “los boletines de denuncia no aportan beneficio” ya que producen “descrédito de las Unidades de la Guardia Civil”.

El ‘protocolo’ no se hace cargo de las reparaciones

La vía aceptada por los mandos de Tráfico es la elaboración de un informe, que teóricamente supone “una denuncia en sí mismo” pero que no conlleva ningún tipo de sanción. Los avisos de los agentes han sido tramitados también por esta vía, sin embargo aún “no se han efectuado las reparaciones”.

Algunos agentes afirman que “capitanía antepone la productividad a la seguridad” ciudadana, ya que se hacen públicas estadísticas sobre el número de denuncias y recaudación mientras se ignora la situación real.

Suspensión de salario, sanciones y expulsión

Los agentes que incumplan las condiciones de la Subdirección de Tráfico se enfrentan a “sanciones, suspensión de salario, expulsión temporal del puesto y cambio ‘forzado’ de destino”. Algunos agentes han sufrido “coacciones directas, enfrentándose a ‘charlas’ individuales con sus superiores”, según explica uno de los afectados.

Los guardias civiles también han denunciado la “presión psicológica” que supone “no poder cumplir con su deber”. Explican que, si cumplen con las órdenes los ciudadanos “pueden pedirles responsabilidades por no reparar los daños en las carreteras”.

El último recurso de los afectados es acogerse al cambio de destino o de unidad, “llegando a dejar a sus amigos y familiares, en una situación que provoca enfermedades psicológicas graves”.

Vea, a continuación, la orden de la Jefatura Provincial de Zamora:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·