Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

46 heridos en el atentado contra la casa-cuartel de Burgos no han sido reconocidos como víctimas del terrorismo

Castilla y León

Interior contactó con ellos por correo electrónico y algunas ni siquiera tenían conexión a Internet

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El juicio en la Audiencia Nacional contra tres miembros de ETA por el atentado contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Burgos en 2009 ha quedado visto para sentencia. El reconocimiento de la condición de víctima del terrorismo a los afectados ha provocado una fuerte polémica: el Ministerio del Interior reconoce a 110 víctimas, la Fiscalía califica a 145 y la Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo asegura que son 156.

La fachada de la casa-cuartel de Burgos, tras el atentado de ETA en 2009. La fachada de la casa-cuartel de Burgos, tras el atentado de ETA en 2009.

El 29 de julio de 2009, la banda terrorista ETA trató de provocar una matanza de guardias civiles y sus familiares al explosionar una furgoneta cargada con 700 kilos de amonal a una decena de metros de la fachada trasera de la casa cuartel de la Benemérita en Burgos, donde dormían 117 personas.

Aunque al día siguiente los terroristas sí consiguieron asesinar a dos guardias civiles en Calviá (Mallorca), en el atentado de la capital burgalesa no provocaron víctimas mortales.

Sí que provocaron decenas de heridos y la pérdida de los hijos que esperaban varias mujeres embarazadas. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la cifra exacta ha sido objeto de polémica en el juicio que se ha celebrado esta semana en la Audiencia Nacional.

La explosión provocó heridos en las viviendas cercanas

La explosión fue tan potente que la onda expansiva y la metralla no sólo impactó en la casa-cuartel, sino también en los inmuebles cercanos, donde también los vecinos sufrieron las consecuencias del atentado.

El ayuntamiento de Burgos apuntó entonces que el atentado había afectado, de forma personal o material, a unas 400 ó 500 personas.

Hasta ahora, el Ministerio del Interior ha reconocido la condición de víctima del terrorismo a 110 afectados por el atentado de Burgos. El fiscal del caso, sin embargo, ha calificado como víctimas a 145 personas, una cifra avalada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la Asociación Unificada de Guardias Civiles.

Víctimas que no trabajaban y no pidieron la baja laboral

Sin embargo, una de las acusaciones populares personadas en el proceso discrepa de ambas cifras. La Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (ACFSEVT) considera que deben ser reconocidas como víctimas del atentado 156 personas y sus indemnizaciones las debe fijar con libertad la Sala de la Audiencia que juzga el caso.

El Confidencial Autonómico ha contactado con fuentes cercanas al proceso, que explican que estas 46 víctimas de diferencia con las cifras de Interior no fueron reconocidas por el ministerio porque no trabajaban y, por lo tanto, no tuvieron que pedir la baja laboral tras el atentado.

Interior escribió a las víctimas por correo electrónico

El malestar de los afectados por la furgoneta bomba de ETA con el Ministerio del Interior no se limita a su reconocimiento o no como víctimas del terrorismo. También se extiende a la atención que reciben del departamento que dirige Jorge Fernández Díez.

Según ha podido saber ECA, las víctimas denuncian que desde Interior sólo se han tratado de poner en contacto con ellas pocos días antes del juicio de esta semana para ofrecerles apoyo psicológico ante el proceso en la Audiencia Nacional, que podría reabrir sus heridas emocionales.

El canal que utilizó el ministerio para contactar con las víctimas -un correo electrónico- tampoco fue el más efectivo. De hecho, un matrimonio de más de 70 años afectado por el atentado no tiene ni conexión a Internet ni dirección de correo electrónico, por lo que no pudieron recibir la ayuda de los trabajadores sociales de Interior.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·