Sábado 21/10/2017. Actualizado 13:59h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

La Agencia Catalana de Seguridad se implantará en todos los organismos de la Generalitat y en los ayuntamientos

Cataluña

La hoja de ruta del Cesicat detalla las funciones que irá asumiendo el “servicio de inteligencia” catalán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera, denunció ayer en el Parlament la existencia de un informe del Centro de Seguridad de Información de Cataluña para crear una Agencia Catalana de Seguridad. En este informe se explica la estructura, el presupuesto y las funciones de esta agencia, que en diferentes etapas iría implantando sus “servicios” en todos los organismos de la administración catalana.

Logo de Cesicat, y reunión del Gobierno de Cataluña con todos sus consejeros.

En la sesión de control al Gobierno catalán celebrada en el Parlament, el presidente Artur Mas aseguró que desconocía la existencia de ese informe y negó que exista (ni que haya planes para crear) una Agencia Catalana de Seguridad.

El Confidencial Autonómico ha tenido acceso a dicho informe, que desglosa todo tipo de detalles sobre este supuesto servicio de inteligencia que pretende acabar con las “islas” de distintos organismos dependientes de la Generalitat que ya existe en la actualidad: el Cesicat, el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, la Agencia Catalana de Certificación...

El documento, además de incluir el presupuesto, el personal, la estructura de la nueva agencia, presenta una “hoja de ruta”: una serie de pasos que se irán dando en los próximos años para que la agencia y otros organismos adyacentes cumplan las funciones para las que han sido diseñados.

La Agencia irá extendiendo sus competencias

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico tras analizar el informe, la intención del Gobierno catalán (siempre según el documento) es que, ya durante el primer año tras la puesta en funcionamiento de la Agencia Catalana de Seguridad, ésta implante sus servicios “en los organismos de presidencia de la Generalitat”.

También en el ese “Año 1”, este servicio dedicado a garantizar la “seguridad nacional” (así lo define el documento) de Cataluña y de sus ciudadanos tiene previsto extender sus funciones a las “principales infraestructuras críticas” de esta Comunidad Autónoma.

Sería en su tercer año de vida cuando los servicios de la Agencia Catalana de Seguridad se extendería más allá de la presidencia. En concreto, el plan del Gobierno de Artur Mas es que las funciones de la agencia alcancen a “todos los organismos de la Generalitat”.

El último paso en esta hoja de ruta diseñada por el Cesicat para la Agencia es la extensión de su implantación y sus competencias a los ayuntamientos y otros organismos de Cataluña.

Análisis reputacionales”

Con estos mismos pasos – es decir, primero la presidencia, luego otros departamentos y organismos de la Generalitat, y más tarde los ayuntamientos-, la Agencia Catalana de Seguridad que aparece diseñada en el informe al que ha tenido acceso ECA se ocupará de realizar “análisis reputacionales”.

Estos estudios se centrarán en analizar la reputación de altos cargos, directivos que ocupen puestos clave en las administraciones públicas catalanas y sus organismos.

Comunicaciones seguras y confidenciales

La preocupación de la Agencia de Seguridad Catalana por las personas que ocupan cargos de responsabilidad en el Gobierno y otros organismos de la Generalitat es constante en este informe, según ha podido constatar El Confidencial Autonómico.

Además de los planes ya detallados más arriba, cabe destacar un proyecto piloto que, de acuerdo con el documento, se puso en marcha ya en 2012. Se trata de “dotar al personal VIP de la Generalitat de las tecnologías y la formación para disponer de comunicaciones seguras entre los altos cargos garantizando en todo momento la disponibilidad y la confidencialidad de sus comunicaciones”.

Para ello, habrían proporcionado a estos altos cargos móviles y tabletas con dispositivos de seguridad, a lo que habría que añadir la formación a estos altos cargos y a sus escoltas para esa “confidencialidad” de las comunicaciones.

Hay que recordar que, cuando estalló el escándalo del espionaje masivo llevado a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (con la que, por cierto, se compara esta agencia catalana), se descubrió que teléfonos móviles de mandatarios como la canciller alemana Angela Merkel estaban “pinchados” por los espías estadounidenses.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·