Sábado 24/02/2018. Actualizado 11:42h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

La Asamblea Nacional de Cataluña propone crear una Agencia de Inteligencia para un futuro estado independiente

Cataluña

Incluye una división interior, otra exterior y también cumpliría funciones de contraespionaje para proteger la información estratégica ante servicios extranjeros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El proceso soberanista tiene en la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) uno de sus principales motores, que además de movilizar a cientos de miles de personas en las últimas Diadas del 11 de septiembre también presiona al gobierno de Artur Mas para acelerar la ruptura con España. Entre sus documentos con propuestas sobre qué estructuras deberá desarrollar, la ANC incluye la creación de un servicio de inteligencia catalán.

La presidenta de la Assemblea Nacional de Catalunya, Carme Forcadell, en una recepción con Artur Mas y Francesc Homs. La presidenta de la Assemblea Nacional de Catalunya, Carme Forcadell, en una recepción con Artur Mas y Francesc Homs.

Conforme avanza el desafío separatista, el gobierno de la Generalitat o las organizaciones y partidos que apoyan este proceso van planteando o poniendo en marcha iniciativas para crear en Cataluña instituciones propias de cualquier estado independiente.

Hace unos meses estalló una polémica por los planes del gobierno catalán para extender el ámbito de influencia y las competencias del Centro de Seguridad de Información de Cataluña (Cesicat), creando una verdadera Agencia Catalana de Seguridad que se implantaría en todos los organismos de la administración autonómica.

El Confidencial Digital ya contó que Artur Mas había multiplicado el presupuesto del Cesicat para 2014 respecto a años anteriores, con un claro objetivo: que este centro fuera el “embrión” de un servicio de inteligencia en caso de independencia.

Sin embargo, en este, como en otros asuntos, la Generalitat está viéndose desbordada por las propuestas de una asociación civil: la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), que bajo la presidencia de Carme Forcadell ha conseguido convertirse en un actor político más gracias a su demostrada capacidad de movilizar a cientos de miles de catalanes en las manifestaciones de los últimos 11 de septiembre.

Además, la ANC ya ha avisado a Artur Mas que no aceptará que se desactive la consulta del 9 de noviembre ni aún cuando la Generalitat llegara a un acuerdo con el Estado. De hecho, ya han hecho pública su hoja de ruta que pone fecha a un declaración unilateral del independencia si se prohíbe la consulta: 23 de abril de 2015, día de Sant Jordi.

Pieza fundamental” del estado catalán

El Confidencial Autonómico ha podido consultar un documento elaborado por la sección de Defensa de la ANC que se dedica a analizar los modelos militares existentes para construir en el futuro esta “estructura de Estado” que son unas fuerzas armadas.

En el informe “Estructuras de Estado: los servicios de inteligencia”, la Asamblea Nacional de Cataluña desgrana a qué se dedican los servicios de inteligencia para tratar de desterrar tópicos, ya que “la mayor parte de la sociedad catalana tiene una visión sesgada y reduccionista, pues se limita a pensar desde tópicos cinematográficos y literarios, así como identificarlos como herramientas exclusivas de los estados”.

Después de indicar que hoy en día hasta las empresas tiene sus analistas de inteligencia, la ANC señala que los servicios de información de un estado son una “pieza fundamental si realmente queremos que Cataluña alcance este nivel”, es decir, la categoría de estado.

Y es que, a pesar de los cambios que está provocando la globalización, los estados siguen siendo los actores principales de las relaciones internacionales, “y ninguno de ellos, grande o pequeño, ha renunciado a disponer de una fuente propia de inteligencia”.

Una necesidad para poder ganar reconocimiento internacional

En el documento consultado por ECA, la asociación impulsora de la cadena humana por la independencia el pasado 11 de septiembre asegura que “ser un Estado conlleva diversos deberes, entre otros, disponer de un servicio de inteligencia eficaz. Sin este, no hay anticipación ni capacidad para adaptar la Seguridad y la Defensa en escenarios realistas”.

Además, sección de Defensa de la Asamblea Nacional de Cataluña considera en este informe que si un estado catalán independiente no es un elemento activo en inteligencia, consiguiendo recabar información y no sólo siendo un país pasivo , “no tendrá el reconocimiento de la comunidad internacional, lo que nos dejara al margen de determinados ámbitos de decisión. Y como catalanes, sabemos muy bien cuál es el precio de no decidir”.

Más allá de aspectos teóricos, la ANC aborda incluso los ámbitos de actuación que tendría lo que denomina la futura “Agencia de Inteligencia de Cataluña”: además de una división interior y otra exterior -que, por ejemplo, en Israel o en Reino Unido corresponden a servicios de información separados, el Shin Bet y el Mossad, y el MI5 y el MI6-, contaría con una tercera división encargada del ciberespacio, para prevenir peligros por este medio virtual.

Los partidarios de la declaración unilateral de independencia en caso de que se prohíba la consulta del 9 de noviembre ponen también un ejemplo concreto de cómo funcionaría esta Agencia de Inteligencia de Cataluña: “Si el servicio de inteligencia detecta una red de financiación del yihadismo en Barcelona, pasará la información al Departamento de Interior, para que la Policía de Cataluña proceda a su detención. Si detectan que grupos yihadistas pretenden atentar o secuestrar a ciudadanos catalanes en el exterior, la información pasará al Departamento de Defensa [que sería como el Ministerio de Defensa catalán] para que proceda a enviar a las Fuerzas Especiales, evacuarlos y neutralizar a los elementos hostiles para que no puedan actuar”.

Contrainteligencia contra servicios de espionaje extranjeros

En la propuesta teórica que la Asamblea Nacional de Cataluña ha hecho sobre esa Agencia de Inteligencia también se incluye un apartado sobre el contraespionaje, es decir, las actividades destinadas a evitar que Cataluña sea espiada.

“Cuando seamos independientes habrá servicios de inteligencia que querrán obtener información de nosotros por sus propios intereses. Es un deber de la Agencia de Inteligencia proteger toda aquella información sensible que pueda ser empleada en perjuicio nuestro”, avisan los responsables de la sección de Defensa de la ANC.

Para ello, proponen que el futuro servicio secreto catalán se dedique también a proteger toda la información estratégica y vital, que también afectaría a infraestructuras críticas como las redes eléctricas y las centrales nucleares.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·