Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Votó un tercio del electorado

Consulta en Cataluña. Artur Mas traicionó al Gobierno haciendo suyo el 9-N

Cataluña

Existía un pacto para que la Generalitat se mantuviera al margen y no lo ha cumplido. Moncloa ve difícil volver a negociar: “Ha sido desleal y está investigado por la Fiscalía”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Nadie en el Gobierno esperaba que Artur Mas hiciera suyo el 9-N. En las conversaciones mantenidas estas últimas semanas, desde la Generalitat prometieron que se “echarían a un lado”. No lo ha cumplido y el President ha asumido la “responsabilidad legal” de la consulta. “Cualquier diálogo futuro con él va a ser muy difícil”.

Artur Mas deposita su papeleta. Artur Mas deposita su papeleta.

Según explican a El Confidencial Digitalfuentes muy cercanas al gabinete de Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno considera que Artur Mas ha cometido “la mayor deslealtad posible”.

El jefe del Ejecutivo se siente traicionado, ya que “apostamos por permitir la participación ciudadana si la Generalitat no asumía la consulta, pero eso no ha pasado”.

Artur Mas “complica las cosas”

Artur Mas conocía la postura del Gobierno gracias a las conversaciones mantenidas por el gabinete de Rajoy con Joan Rigol, presidente del Pacto por el Derecho a Decidir y uno de los interlocutores con los que cuenta Moncloa para hablar con el entorno de Mas.

Además, Moncloa ya había advertido a la Generalitat de que lo único que no toleraría era a un portavoz del Govern dando los resultados de la consulta. Y los ha suministrado la vicepresidente.

Desde el Ejecutivo no se esperaban que Artur Mas adoptara una actitud tan beligerante como la mostrada ayer, cuando anunció públicamente que él es el “único responsable legal” del pseudo-referéndum.

Esas declaraciones iban dirigidas a la Fiscalía Superior de Cataluña, que había decidido no pedir la retirada de urnas pero había anunciado una “investigación” sobre el presidente de la Generalitat por un posible delito de “desobediencia”.

No imaginaban que iba a ser la vicepresidenta catalana, Joana Ortega, la que anunciase los datos de participación y los resultados de la consulta: “Es imposible implicar más a la Generalitat en el proceso”.

“No nos podemos fiar de Mas”

La postura de Artur Mas, asumiendo la responsabilidad de la consulta, va adificultar cualquier tipo de acercamiento, explican desde el Gobierno.

En ese sentido, aseguran que “no será suficiente para volver a hablar” la carta que el dirigente autonómico mandó el lunes a Mariano Rajoy pidiendo volver a “dialogar” y planteando de nuevo la celebración de un referéndum.

Las fuentes consultadas por ECD argumentan ahora: “Es difícil ponerse a hablar con alguien que está siendo investigado por la Fiscalía, y más en los términos y en el tono con el que viene Artur Mas”.

Además, el enfado de Rajoy con Mas es mayúsculo, entre otras cosas porque no es la primera vez que le traiciona. El entorno del presidente recuerda que “en julio de 2013 hablaron en La Moncloa para rebajar la tensión independentista y a los pocos meses convocó el referéndum. No nos podemos fiar de él”.

Así las cosas, desde Moncloa descartan tajantemente que se empiecen a asentar las bases de una negociación con la Generalitat: “Ahora, en caliente, y con todo lo que ha sucedido el 9-N, lo mejor es dar días para ver si Artur Mas decide volver a la legalidad”.

“La consulta ha sido un fracaso”

Sobre la participación de los catalanes en la consulta celebrada ayer, desde el Gobierno se analiza así: “Una participación que no llega al 50 por ciento no puede considerarse un éxito”. No obstante, la consigna es no realizar valoraciones políticas sobre una votación “sin ningún tipo de valor legal”.

Las fuentes consultadas por ECD afirman que, aunque Joana Ortega habló de un censo de 5,4 millones de personas, “el número de ciudadanos que podían votar era mucho más elevado”.

Explican que la Generalitat “ha cogido el censo de las últimas elecciones, pero ha obviado que en esta consulta han sido convocados personas mayores de 16 años, y hasta extranjeros extracomunitarios, por lo que la cifra de participantes potenciales es de unos 6,2 millones”.

“Ni Mas ni Ortega pueden presumir de los resultados”, añaden. “Con la campaña mediática e institucional que ha habido, que voten poco más de dos millones de personas implica que solo ha participado un tercio del censo: ha sido un fracaso en toda regla”.

Rajoy siguió la jornada desde La Moncloa

Fuentes del Gobierno consultadas por El Confidencial Digital explican que Mariano Rajoy estuvo “muy pendiente” de todo lo que acontecía en Cataluña durante la jornada del 9-N.

El presidente siguió el desarrollo de la “consulta simbólica” desde La Moncloa. Los miembros más destacados de su gabinete estuvieron en comunicación permanente con dirigentes del PP en la región. En esas conversaciones, “se informó a Rajoy al minuto” sobre el desarrollo de las votaciones.

El gabinete de Mariano Rajoy también siguió las declaraciones de Artur Mas y de otros líderes políticos catalanes. Además, escucharon en directo los datos de participación hechos públicos por la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega.

Freno a las elecciones plebiscitarias

Desde el Gobierno reconocen, sin embargo, que la consulta celebrada ayer ha contribuido a frenar unas elecciones plebiscitarias: “Mas ha conseguido margen para no convocarlas. Venderá que ha hecho todo lo que ha podido y, como ERC rechazará una lista unitaria, esos comicios se irán retrasando”.

En este sentido, dirigentes de Esquerra Republicana consultadas por este diario aseguran que, de no convocar la Generalitat otro referéndum “con valor jurídico”, exigirán esa convocatoria de elecciones anticipadas para proclamar la independencia de Cataluña.

Un escenario que ni el Gobierno, ni los empresarios catalanes, quieren aceptar. Por ese motivo, desde Moncloa ven con buenos ojos que Mas “también juegue al despiste con ERC”. De hecho, reconocen que la mejor solución es que “el president agote legislatura, aunque sea aprobando los presupuestos con el PSC”.

La mejor noticia: la ausencia de altercados

Aunque el escenario político que deja el 9-N “es complicado”, desde el Gobierno reconocen que la mejor noticia del día ha sido la ausencia de incidentes en las calles de Cataluña. Salvo la detención de un grupo de encapuchados en Girona, no ha habido más incidentes que lamentar.

En este contexto, y tras el auto de la Fiscalía Superior de Cataluña en el que se descartaba la retirada de urnas, “no ha sido necesaria la intervención de la Guardia Civil ni de la Policía Nacional”.

Desde el Gobierno aseguran que ese dato “es lo mejor que ha dejado el día”, ya que “desde la Generalitat algunos han querido forzar las cosas para conseguir la foto de un policía o un guardia civil retirando urnas y así conseguir más relevancia internacional, pero no lo han logrado”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·