Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Asegura que no es más que una maniobra de distracción

Jordi Pujol, contra la ‘Operación Diálogo’: mejores líneas de cercanías no desactivan la independencia

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña explica en un blog a qué atribuye el aumento del secesionismo y porqué el Gobierno de España no le está dando una respuesta “seria”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que confesó públicamente haber tenido en Suiza una cuenta bancaria sin declarar, Jordi Pujol ha perdido sus prerrogativas como ex presidente de la Generalitat de Cataluña y también el respeto de muchos catalanes que le tenía como “molt honorable”. Aunque se ha recluido y apenas aparece en público, Pujol no ha dejado de reflexionar sobre la situación de Cataluña.

Jordi Pujol. Jordi Pujol.

En el verano de 2014, Jordi Pujol i Soley reaccionó a algunas informaciones publicadas en El Mundo sobre cuentas bancarias en Suiza, confesando públicamente que tenía una cuenta en este paraíso fiscal, que hasta el momento no había declarado y que según él era herencia de su padre Florenci Pujol.

Tras esta confesión, Pujol se convirtió en “un apestado”, según sus propias palabras. Su partido, Convergència Democrática de Catalunya, se ha desvinculado de él e incluso ha cambiado el nombre; ha perdido las prerrogativas que tenía como ex presidente de la Generalitat de Cataluña; socialmente se siente rechazado; e incluso muchas instituciones han retirado las placas de inauguraciones del ya ex “molt honorable”.

Lo que sí hace Jordi Pujol es escribir: y por ello, en marzo de 2015 creó la “Asociación Serviol” con el objeto de fomentar “el pensamiento y el conocimiento de la sociedad catalana”. En la web de esa asociación que él preside suele publicar escritos con sus reflexiones sobre temas de actualidad o sobre asuntos más de fondo.

El conflicto es político y España no se da cuenta

El Confidencial Autonómico ha consultado el último artículo de Jordi Pujol difundido a través de esta asociación. “Sin respuesta seria” es el título de esta reflexión en la que el ex presidente de la Generalitat da respuesta a un “viejo conocido” con el que habló recientemente sobre la “relación Cataluña-España”.

Este amigo de Pujol considera que “la situación actual no es justa respecto a Cataluña”, pero confiaba en que la llamada ‘Operación Diálogo’ puesta en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy para tratar de desactivar el proceso independentista podría tener éxito; por ejemplo, si resolvía las necesidades de inversión en temas como Rodalies, la red de Cercanías que da servicio sobre todo a Barcelona y su corona metropolitana.

Para responder a este amigo, “hombre de buena voluntad”, Jordi Pujol decididó escribir un texto explicando su visión de porqué había crecido el independentismo hasta el punto actual de pretende este mismo 2017 celebrar un referéndum para romper definitivamente con el conjunto de España.

Según el ex presidente de la Generalitat -que ocupó el cargo durante 23 años-, “España no se da cuenta o no se quiere dar cuenta de la naturaleza del conflicto que ahora existe en Cataluña”. Considera que el reto que plantea Cataluña al Estado es político, pero que el Gobierno y los partidos nacionales padecen una “radical incomprensión” de esto.

En su opinión, desde que comenzó el impulso a un nuevo Estatuto de Autonomía hace quince años el reto es político: no sólo se trata de una reclamación sobre el sistema de financiación de Cataluña, o sobre las inversiones e infraestructuras. Eso se tradujo más tarde en las manifestaciones de cientos de miles de personas, primero contra la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, y después para reclamar la independencia.

Falta de una respuesta seria

Por todo ello, Pujol considera que el planteamiento que está haciendo ahora el Gobierno de España en su estrategia para tratar de reconducir el proceso secesionista indica que “no han entendido nada de lo pasa en Cataluña”.

De hecho, considera que frente al hecho de que los independentistas controlen la Generalitat, el Parlament, las cuatro diputaciones y la mayoría de ayuntamientos, el Ejecutivo de Rajoy no ha dado ninguna respuesta “seria”.

Y en opinión de Pujol, esta respuesta seria no puede ser: “Estad tranquilos, que ahora sí que dialogaremos y resolveremos el problema de Rodalies de Barcelona”. Por un lado, porque la experiencia de muchos años lleva a los catalanes a no creerse las promesas del Gobierno de España, “que ha sido muy mal cumplidor”.

Pero por otro, porque “un país no moviliza centenares y centenares de miles de personas año tras año” para reclamar sólo que haya conexión de AVE entre Barcelona y Valencia, con el Corredor Mediterráneo. Por esos asuntos “no provoca una crisis política de gran magnitud, hasta reclamando la independencia. O creando inestabilidad política en el conjunto del Estado”: según Pujol, si los catalanes han llegado a ese punto de movilización tan alto es “porque hay más cosas en juego” que sólo infraestructuras y financiación.

Separación o cambio de estatus

Para el ex líder de Convergència Democrática de Catalunya, el problema es también de falta de reconocimiento de la singularidad y la identidad de Cataluña, y también de falta de respeto a las instituciones catalanas.

Por eso “el problema que hay planteado no se resolverá con retoques. O con propuestas de diálogo (Operación Diálogo que ya de entrada dan mucho la impresión que no quieren entrar al fondo del problema. Que son una maniobra de distracción”.

Pujol considera que el desenlace del conflicto es incierto, pero que Cataluña no puede volver al punto de salida del proceso. Pide actuar “con convicción y decisión”, sin decir expresamente hacia la independencia, pero sí señala que es necesario un ánimo comprensivo y constructivo que se requiere en casos de separaciones... “o simplemente cambios sustanciales de estatus”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·