Viernes 17/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Le hubiera bastado pagar el 10% del dinero oculto en el extranjero

Jordi Pujol no quiso acogerse a la amnistía fiscal de Montoro

Cataluña

1) Se negó a que se le pudiera acusar de que el apoyo de CiU a la medida se había hecho para favorecerle; 2) Hubiera dado un golpe mortal al independentismo en sus inicios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Resulta extraño que los hijos de Jordi Pujol no se acogieran a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro en 2012. Le hubiera permitido legalizar la herencia de 1980 y tributar solo por un 10% de los rendimientos generados por la misma en los últimos cuatro años. Pero el ex presidente de la Generalitat se lo planteó y lo descartó por varios motivos.

Duran i Lleida, Pujol y Mas. Duran i Lleida, Pujol y Mas.

De hecho, Pujol da a entender en su confesión que lamenta no haberse acogido a esta medida: “Ha sido en estos últimos días cuando los miembros de mi familia han regularizado esta herencia, con las consecuencias del nuevo marco aprobado para incentivar la última regularización excepcional de noviembre de 2012, que ahora penaliza extremadamente las regularizaciones posteriores a la amnistía fiscal”.

El Confidencial Digital ha conocido por personas del entorno más próximo a la familia Pujol algunos de los motivos que condujeron al ex presidente catalán a no aprovechar la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno del PP en 2012.

CiU fue el único partido que apoyó la medida

Según las fuentes consultadas, una de las razones que ahora Pujol reconoce a sus íntimos es que el apoyo de CiU al Gobierno en el Congreso para sacar adelante la amnistía fiscal en el año 2012 le puso en una situación complicada.

Se hubiera interpretado que ese respaldo -fue el único partido que votó a favor- se hacía para beneficiar a la familia Pujol. El resto de los grupos parlamentarios la rechazaron y la calificaron como un “chollo para blanquear dinero”.

El proyecto independentista acababa de arrancar

En el entorno del ex presidente de la Generalitat explican también a ECD que Pujol tuvo en cuenta, en aquellos meses en los que pudo plantearse acudir a la amnistía fiscal hasta el 30 de noviembre de 2012, que la decisión de regularizar su situación en ese momento iba a afectar a un proyecto independentista que acababa de echar a andar.

Solo dos meses antes, una oleada de ciudadanos había colapsado el centro de Barcelona, el 11 de septiembre, durante la gran manifestación convocada con motivo de la Diada de Cataluña. Su mensaje, sin aristas, fue el de reclamar la independencia.

La movilización se consideró histórica por sus dimensiones, significado y con unas consecuencias en aquel momento que eran todavía dificiles de determinar.

Le hubiera bastado pagar el 10% del dinero oculto

Otro de los motivos que lamenta Jordi Pujol es el montante económico que la regularización le va a suponer ahora tras no acogerse a los beneficios de haber acudido hace tan solo dos años a la aministía fiscal de Montoro. En aquel momento, hubiera bastado con pagar a Hacienda el 10% de la fortuna oculta en el extranjero.

Ahora, la norma actual establece que el evasor ya no puede escudarse en que el dinero se defraudó en un ejercicio ya prescrito y, por lo tanto, ese importe se imputa como ganancia patrimonial y tributa al marginal del IRPF, que alcanza el 56% en Cataluña. Sobre este importe, se impone además una sanción del 150%.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·