Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Algunos hinchas denuncian que la directiva veta la bandera de España

Nacionalistas y antiindependentistas se posicionan en las elecciones de las peñas del Espanyol

Los aficionados pericos partidarios de la secesión apoyan a la actual vicepresidenta de la federación, mientras los críticos con los gestos hacia el “procés” respaldan a su oponente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La cuestión independentista se cuela en las elecciones de la Federación Catalana de Peñas del Real Club Deportivo Espanyol. Aunque se trata de una afición en la que tradicionalmente hay una amplia mayoría de catalanes opuestos a la secesión, en esta ocasión peñas de tendencias políticas opuestas se han posicionado con las dos candidatas.

Aficionados del RCD Espanyol con esteladas blanquiazules. Aficionados del RCD Espanyol con esteladas blanquiazules.

Este jueves, los miembros de la peñas oficiales del RCD Espanyol de Barcelona elegirán al presidente de la Federación de Peñas para los próximos cuatro años. El anterior presidente, Alberto Ariza, se incorporó al organigrama del club y su sustituto convocó elecciones para el 26 de enero.

Al proceso se presentan dos candidatas: Araceli Pérez, de la peña “Incansables” y hasta hace poco vicepresidenta de la Federación de Peñas, y Nuria Araquistáin, presidenta de la Penya Perica Joan Verdú L’Eixample.

Las aspirantes a presidir a las peñas del Espanyol presentaron sus distintas propuestas relacionadas con la relación con el club, el estadio, la animación...

Pero El Confidencial Autonómico ha podido saber que en estas elecciones también se enfrentan dos posiciones políticas dentro del equipo barcelonés. Tradicionalmente, el Espanyol ha sido un equipo refractario al independentismo: a diferencia del FC Barcelona, que se ha identificado con el nacionalismo, en el Espanyol predominaban de forma casi absoluta los contrarios a la independencia.

Sin embargo, con la puesta en marcha del actual “procés”, los independentistas han ido ganando posiciones en el club blanquiazul. En el estadio de Cornellá-El Prat ondean ya esteladas con los colores azul y blanco, y hace gala de su afición al Espanyol Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso.

Acusaciones de “ultraderechistas y anticatalanes”

Fuentes de distintas peñas del RCD Espanyol explican ECA que en estas elecciones algunas peñas se han decantado por una u otra candidata en función del debate independentista. En resumidas cuentas, a la candidata “continuista”, Araceli Pérez, la respaldan peñas y colectivos nacionalistas, mientras que el sector más antiindependentista está con Núria Araquistain.

En los últimos días en las redes sociales se han incrementado las críticas de aficionados y colectivos independentistas del Espanyol contra la candidatura de Núria Araquistain. Según ha podido saber ECA, grupos como el “Col.lectiu Blanc i Blau Roger de Llúria” (independentista) ha difundido mensajes en los que denunciaba que esta candidatura no era “apolítica”.

Según ellos, está compuesta por miembros de la Curva RCDE, la grada de animación del Espanyol que se caracteriza por no simpatizar con el nacionalismo e incluso mostrar algunas banderas de España, y por “el ultraderechista español Grupo Bonanova”, algunos de cuyos miembros habrían estado involucrados en incidentes en Vitoria con radicales del Alavés, según su versión.

Algunos peñistas partidarios de la secesión se muestran incluso alarmados por la mera posibilidad de que dirigieran las peñas del Espanyol “personajes provenientes del anticatalanismo”, tal y como denominan a los hinchas favorables a la permanencia de Cataluña dentro de España.

Infiltración del independentismo”

Desde el otro lado, fuentes de otras peñas del Espanyol aseguran que a Araceli Pérez llega a estas elecciones con el apoyo de muchas peñas que se caracterizan por estar escoradas hacia el independentismo: muchas provienen de zonas especialmente nacionalistas de Cataluña, como Gerona y su provincia, con peñas de localidades como Salt.

Algunas de estas peñas, aseguran, están lideradas por dirigentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que quieren ampliar lo que ellos denuncian que es una “infiltración” del independentismo en el club blanquiazul. Pese a ello, los contrarios a la independencia aseguran que siguen siendo una amplísima mayoría entre la afición del Espanyol.

Este sector asegura que Núria Araquistain cuenta con el apoyo de algunas peñas de la Curva RCDE y con otros colectivos como Pericos Tarragona: en general, de las peñas más claramente no independentistas.

Denuncian que lo que intentan sus contrarios es tratar de tildarles a ellos de ultraderechistas y de vincularles y hacerles aparecer como continuadores de las Brigadas Blanquiazules, el grupo ultra que existió durante años en el Espanyol y que mantenía amistad con otras peñas de tendencia ultraderechista como los Ultras Sur del Real Madrid, cuando según ellos las Brigadas Blanquiazules ya no existen apenas y no están presentes en Cornellá.

Guerra de banderas” en Cornellá-El Prat

Más allá de las elecciones a presidir la Federación Catalana de Peñas del Espanyol, en este club de fútbol de Barcelona existe una división por motivos políticos. Entre los antiindependentistas se quejan de que desde hace algunos años la directiva ha dado alas a los secesionistas, y ha empezado a hacer gestos hacia el nacionalismo: no utiliza ya la bandera de España en sus oficinas y actos oficiales, por ejemplo.

La guerra de banderas está siendo intensa. Por un lado, miembros de la Curva RCDE denuncian que en el contexto del endurecimiento de los controles a grupos ultras, su grada de animación tiene fortísimas medidas de seguridad: está llena de vigilantes, les identifican a la entrada por huella dactilar, no pueden dejar su abono a otros aficionados, incluso ha habido recientemente expulsiones por motivos disciplinarios, por unos cánticos que no gustaron al club. Todo ello está provocando que la grada de animación esté “cada vez más vacía”.

Pero a ello se suma que en algunas puertas, los empleados del club vetan la entrada con banderas de España. Les argumentan que pueden inducir a provocar incidentes, y las incautan. Por contra, este sector de la afición asegura que a los independentistas se les está alentando desde el club, favoreciéndoles en los viajes a partidos fuera de casa.

Además, destacan que se les permite colgar pancartas favorables de la secesión de Cataluña y no se pone trabas a las esteladas blanquiazules.

Por otro lado, otras fuentes de las peñas del Espanyol aseguran a El Confidencial Autonómico que estos aficionados “españolistas” (políticamente hablando) en ocasiones se acercan a arrebatarles las banderas esteladas a los hinchas independentistas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·