Domingo 24/06/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Varios agentes heridos en los incidentes del referéndum

Policía y Guardia Civil repliegan a los agentes del 1-O pero mantienen retenes de emergencia

Los servicios de Información han ido monitorizando las movilizaciones por distintos puntos de Cataluña. Al ver que remitían los incidentes a media tarde se ha ido reduciendo el despliegue

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Acaba para miles de guardias civiles y policías nacionales desplegados en Cataluña una de sus jornadas más duras. Las Fuerzas de Seguridad han tratado de cumplir las órdenes judiciales de evitar la apertura de locales públicos para celebrar el referéndum independentista del 1 de octubre, y en ese empeño los agentes han cargado, han utilizado material antidisturbios y también han sufrido ataques de manifestantes independentistas.

Un furgón y agentes de la Policía Nacional, en las calles de Cataluña. Un furgón y agentes de la Policía Nacional, en las calles de Cataluña.

De madrugada han salido de sus acuartelamientos y otros puntos de alojamiento -incluidos los ferrys amarrados en Barcelona y otros puertos- los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil enviados a Cataluña para evitar el referéndum del 1-O.

La actuación de los Mossos no ha sido suficiente: en algunos municipios, como Martorell, si han llegado a echar ellos el cierre a un colegio. Pero en general, para evitar altercados se han limitado a levantar acta.

Por contra, los antidisturbios de la Policía Nacional y la Guardia Civil se han empleado a fondo para tratar de desalojar algunos centros de votación. Ha habido cargas policiales, porrazos y también agresiones contra las Fuerzas de Seguridad, que en muchos casos han tenido que replegarse ante la masa de independentistas que les lanzaba objetos o les acosaba.

El Confidencial Digital ha podido saber, por distintas fuentes de las Fuerzas de Seguridad, que a eso de las nueve de la noche se han replegado la mayoría de los agentes que llevaban todo el día actuando por toda Cataluña para frenar la votación.

El dispositivo habían comenzado entre las cinco y las seis de la mañana, y en torno a media tarde del domingo se ha ido reduciendo la presencia policial. Las intervenciones en los colegios electorales ya se habían terminado, en su mayoría, ya que al final las Fuerzas de Seguridad no han cerrado sino el 13% de los puntos de votación designados.

Según fuentes policiales, al menos la Brigada de Información de la Policía Nacional ha estado muy pendiente de vigilar determinados puntos de todo el territorio, para ir tomando el pulso de la movilización. Se temía que por la tarde de este 1-O creciera la tensión y hubiera mayores episodios de violencia.

Al constatarse que, al contrario, los incidentes iban remitiendo, Policía y Guardia Civil ha ido replegándose.

Para esta noche, sin embargo, quedará un retén importante en previsión de que pueda ser necesario intervenir por algún tipo de incidentes. Mientras descansan los agentes que han trabajado durante todo el día, otros que no se han llegado a desplegar estarán toda la noche de alerta en toda Cataluña, en retenes y algunas patrullas para vigilar que no se producen más altercados: especialmente, ataques o manifestantes contra edificios del Estado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·