Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Educación devolvería el precio de la matrícula

Los padres que piden enseñanza en castellano en Cataluña rechazan la solución de Wert

Cataluña

La Asamblea por una Escuela Bilingüe asegura que casi ninguna familia está apuntando a sus hijos a colegios privados porque el Ministerio no detalla en qué centros se podrá estudiar en español

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los catalanes que quieren que sus hijos estudien en castellano o con un sistema bilingüe español-catalán se encuentran ante un dilema. El Gobierno central ha aprobado un Real Decreto que desarrolla la LOMCE para establecer que si una familia tiene que escolarizar a sus hijos en un colegio privado, el Ministerio de Educación le reintegrará el coste, pero los padres no lo tienen muy claro.

Manifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe. Manifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe.

Para tratar de solucionar una situación que define como “temporal”, el departamento que dirige José Ignacio Wert aprobó en Consejo de Ministros un Real Decreto que incluye un “procedimiento para reconocer la compensación de costes de la garantía de enseñanzas en castellano y sus lenguas cooficiales”.

Este mecanismo, pensado para casos que ocurren en comunidades como Cataluña, Galicia, País Vasco, Baleares y Comunidad Valenciana, consiste en que el Ministerio pagará este curso los gastos de matriculación, transporte, comedor... a las familias que para que sus hijos puedan estudiar en castellano tengan que recurrir como última opción a matricularlos en un colegio privado, después de comprobar que en ninguno público se ofrece enseñanza en la lengua común de toda España.

El dinero que desembolsará el Estado en pagar a estas familias se descontará después de las transferencias que hace a las comunidades autónomas afectadas, como Cataluña.

Sin embargo, cuando ya están abiertos los plazos de matriculación en los colegios, las dudas y el rechazo hacia la fórmula ideada por el ministro Wert para permitir a los alumnos catalanes estudiar con el castellano como lengua vehicular.

Pero si no hay colegios privados que ofrezcan castellano”

Desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) -que agrupa a cientos de catalanes, muchos de ellos padres con hijos en edad escolar- explican a El Confidencial Autonómico que este nuevo mecanismo legal no está surtiendo el efecto buscado: que quienes llevaban a sus hijos a un colegio público y quieren escolarizarlos en castellano puedan elegirlo ya para el próximo curso 2014-2015.

Los obstáculos que se encuentran estos padres son varios. El primero de ellos, que no saben exactamente en cuáles de los colegios privados de Cataluña pueden ya matricular a sus hijos para asegurar que a partir de septiembre empezarán a recibir las clases en castellano y en catalán.

“Wert ha ofrecido a la Generalitat la apariencia de que los niños castellanohablantes ya van a estar bien tratados con este sistema. ¿Pero a qué privados van a ir? Si no hay colegios privados en los que se estudie en castellano”, aseguran desde la AEB, y también añaden que, por ejemplo, en Barcelona existen colegios internacionales privados con el inglés, el francés, el alemán e incluso el japonés como lenguas, que también utilizan el castellano más que en cualquier otro centro donde sí se aplica la inmersión monolingüe pero no como lengua principal o equilibrada con otras.

Pero la duda de los padres es si estos colegios estarán “homologados” para el plan del Ministerio del Interior. “Nosotros ya le pedimos al Ministerio del Interior que publicara un listado con los colegios en los que se podrá matricular a los alumnos, porque las familias no saben qué colegios privados tendrán clases en castellano”, afirman desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

Los obstáculos para escolarizar en castellano

Esta indefinición está frenando a muchos padres que desean que sus hijos estudien en castellano y catalán. Sobre todo porque el proceso no es sencillo, e implica un riesgo económico: “Primero hay que escolarizar al niño en un colegio público, y pedir a ese colegio que el niño pueda estudiar en castellano”.

En ese punto del proceso, los padres se están encontrando con la negativa de los colegios y de la Consejería de Enseñanza catalana: no se puede estudiar en castellano. Ese es el caso que contempla la nueva ley, que no sea posible escolarizar a su hijo en castellano en la red pública de colegios.

El siguiente paso es acudir entonces a un colegio privado en el que se impartan clases en castellano, matricularlo al niño e ir pagando mientras se espera a que el Ministerio de Educación abone el precio a las familias afectadas. “¿Pero qué familia puede adelantar casi mil euros al mes? Si pudiera, seguramente ya iría a un colegio privado”, explica un dirigente de la AEB a El Confidencial Autonómico.

Además, el temor de muchos padres es que, por ejemplo, un vecino de Barcelona acabe matriculando a su hijo en el colegio privado Aula -al que acudieron los hijos de Artur Mas-, uno de los escasos centros en que el horario se reparte entre el catalán y el castellano: “Pero igual el Ministerio, ya empezado el curso, te dice que deberías haber llevado a tu hijo a otro colegio, por ejemplo al concertado Sagrada Familia, y te deniega la ayuda”.

Por eso la asociación que agrupa a algunos de los padres más activos en defensa de la enseñanza bilingüe en catalán y castellano quiere que el Ministerio de Educación les informe de en qué colegios se aplicará esa norma. De lo contrario, desde la AEB temen que muchos padres desistirán de su empeño.

“¿Cuántos padres van a ir colegio por colegio averiguando en qué lenguas se imparten las clases?¿Y qué padres van a arriesgarse a adelantar el dinero y luego no poder pagar?”, se preguntan con escepticismo los impulsores de la Asamblea por una Escuela Bilingüe, y se responden: “Al final conseguirán que lo pidan diez familias, o menos. Y ya podrá salir el gobierno catalán a decir ‘¿veis como nadie pide enseñanza en catalán?’. Le están dando una baza a la Generalitat”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·