Viernes 20/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Según datos de la patronal antiindependentista

La fuga de empresas de Cataluña se dispara un 40% con Puigdemont

Durante el primer semestre de 2016 se deslocalizaron casi 500 compañías, con una pérdida de facturación de 1.200 millones de euros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cataluña pierde cada vez más empresas. Numerosas compañías deciden cambiar su sede y marcharse de la comunidad autónoma por otro lugar de España o por un país extranjero. Desde la asociación contraria a la independencia Empresaris de Catalunya achacan esta fuga a la deriva independentista que lidera el Gobierno de la Generalitat de Carles Puigdemont.

Artur Mas impone la medalla de la Generalitat a Carles Puigdemont. Artur Mas impone la medalla de la Generalitat a Carles Puigdemont.

Desde que Artur Mas y los partidos soberanistas optaron decididamente por avanzar hacia la ruptura definitiva de Cataluña con el conjunto de España, diversas voces han alertado de los perjuicios que el “procés” estaba provocando para la economía catalana.

Algunas patronales y también instituciones del Estado llevan ya varios años alertando de que coincidiendo con la deriva independentista cientos de empresas han decidido abandonar Cataluña, mientras que por el contrario otras regiones como Madrid ven cómo cada vez más sociedades mercantiles deciden instalarse en su territorio.

Esta tendencia de la fuga de empresas habría comenzado en los años 2012 y 2013, pero se habría agudizado en 2014 y 2015. Por ejemplo, en los meses previos a la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014 fueron unas 500 las empresas que decidieron trasladarse de Cataluña a Madrid, lo que no pasó inadvertido en ámbitos empresariales de alto nivel.

490 empresas se marcharon entre enero y junio

El Confidencial Autonómico ha podido saber que la asociación Empresaris de Catalunya, que agrupa a empresarios contrarios a la secesión, lleva tiempo monitorizando la actividad de llegada y salida de compañías a su comunidad autónoma.

La conclusión a la que han llegado es preocupante para ellos, y muestra que, en vez de moderarse, la fuga de empresas se ha agravado con la llegada de Carles Puigdemont a la presidencia de la Generalitat.

Según los datos que han recabado a través del Registro Mercantil, el Idescat (Instituto de Estadística de Cataluña), Axesor y otras bases de datos, alrededor de 490 empresas abandonaron Cataluña en el primer semestre de 2016. Lo más destacado es que esta cifra supone un incremento del 40% respecto al mismo período de 2015, explican las fuentes consultadas por ECA.

La marcha de ese casi medio millar de empresas supone una pérdida de 1.200 millones de euros en facturación que se habría producido en Cataluña de haber permanecido en esta comunidad autónoma.

Desde Empresaris de Catalunya señalan que también ha habido empresas que en este período se han instalado en Cataluña: pero son alrededor de 200, con unos 200 millones de euros en facturación, por lo que sólo compensan una parte de la “fuga”.

Las fuentes de los empresarios contrarios a la independencia consultadas consideran que en este primer semestre de 2016 se han dado dos circunstancias que han ahuyentado a las empresas: la existencia de un gobierno de la Generalitat de Cataluña que, con Carles Puigdemont, declara que avanza decididamente hacia la independencia; y las políticas de Ada Colau en el ayuntamiento de Barcelona, que en asuntos como los hoteles ha puesto trabas a las empresas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·