Sábado 21/10/2017. Actualizado 13:59h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Ante la campaña de Navidad

Una empresa de juguetes de Cataluña, obligada a etiquetar en castellano

Al presentar su catálogo a una consultora, esta exigió a la compañía que tradujera del catalán al español todas las frases para cumplir un real decreto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se acerca la Navidad y las empresas de juguetes preparan la época más importante de ventas de todo el año. Sin embargo, una compañía fabricante de Cataluña se ha encontrado este año con un obstáculo: la consultora encargada de auditar sus productos y catálogos le indicó que tenía que traducirlo todo al castellano.

Juguetes en catalán. Juguetes en catalán.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el caso llegó a la Plataforma per la Llengua, una asociación que promueve desde hace años campañas para extender del uso del catalán por parte de las empresas, y que cuando se acercan las fechas de Navidad se vuelca en promover la compra de juguetes y otros regalos que utilicen la lengua catalana.

Hace unas semanas, una empresa que se dedica a fabricar juguetes en la zona de la Cataluña Central (que cuenta con municipios como Vic, Manresa, Igualada...) se puso en contacto con la Plataforma per la Llengua para saber qué obligación legal tenía de etiquetar sus productos en castellano.

La duda surgió cuando esta empresa presentó sus proyectos de juguetes y catálogos a una consultora, que se encarga de auditar si todo cumple los requisitos que se exigen por un certificado europeo.

Y ahí surgió el problema: en la consultora indicaron a esta empresa -cuyo nombre la Plataforma per la Llengua prefiere no revelar- que debía presentar todos sus artículos etiquetados “en la lengua oficial del Estado”: es decir, en castellano.

Traducir “Fabricat a Catalunya”

Esta compañía dedicada a fabricar juguetes sólo había etiquetado en catalán sus productos, ya que sólo vende dentro del territorio de Cataluña.

Tras recibir esa pega por parte de la consultora, la empresa se puso en contacto con la Plataforma per la Llengua, que le asesoró sobre qué partes del etiquetado debían estar obligatoriamente en castellano -“y en catalán”, precisan desde esta entidad-.

Sin embargo, la consultora que tenía que extender la certificación europea necesaria para poder llevar al mercado esos juguetes, le indicó que eso no era suficiente. Exigió a la empresa juguetera que tradujera del catalán al castellano todas las frases: de hecho, tuvo que castellanizar “Fabricat a Catalunya” por “Fabricado en Cataluña”, y las referencias a “Espanya” en la dirección de la empresa pasaron a ser “España”.

Desde la Plataforma per la Llengua aseguran a ECA que no es la primera vez que una empresa de juguetes se pone en contacto con ellos por la obligación legal de escribir las indicaciones en castellano. Indican que les consta al menos otro caso, si bien señalan que “nunca llegaron al punto de hacerle traducir incluso la mención a España en la dirección”.

Explican que desde la entrada en vigor del Real Decreto 1205/2011, las empresas que no etiqueten los juguetes en castellano “se exponen a la no certificación europea y a una sanción económica”, mientras lamentan que en Cataluña “la única normativa que establece la obligación de etiquetar en catalán no se aplica desde su entrada en vigor”.

Ese Real Decreto se refiere de la seguridad de los juguetes, y supone una transposición de una directiva europea que establecía que los estados debían definir las lenguas en las que tenían que estar etiquetados para ser comprensibles: y España optó por sólo establecer el castellano en todo el país.

Y la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios fija el régimen sancionador para faltas en ese etiquetado, que fija entre 15.025,31 y 601.012,10 euros la sanción a quien no etiquete en castellano.

Además, la Plataforma per la Llengua denuncia que ese Real Decreto 1205/2011 “multiplica por diez las obligaciones de etiquetar en castellano” respecto a la norma anterior, que sólo prescribía la obligación de figurar en español determinadas advertencias de seguridad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·