Domingo 20/05/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Debido a las pocas reservas de ferias, congresos y convenciones

El proceso independentista expulsa a Barcelona de la lista de ciudades para acoger eventos

Es muy probable que este año sea el último que la capital catalana recoja el ‘Mobile World Congress’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras una caída de ingresos del 18% en el último trimestre de 2017, Jordi Clos, presidente de la patronal hotelera, traza un escenario de incertidumbre para 2018 y 2019 en Barcelona. No están entrando reservas de ferias, congresos, viajes de Incentivos y convenciones.

Mobile World Congress. Mobile World Congress.

El ‘procés’ hunde el prestigio de Barcelona. El nacionalismo que ha ensombrecido y ensimismado algunas comarcas de interior se está cargando el empuje tabarnés. Ahuyentó a la Agencia Europea del Medicamento y es muy probable que este año Barcelona recoja la última edición del Mobile World Congress.

El presidente de la patronal hotelera, Jordi Clos, explica que está siendo muy pesimista con las previsiones para 2018-2019, debido a la caída de ingresos del 18% que hubo en el último trimestre de 2017, tras el referéndum ilegal del 1-O. Clos asegura que predice un “escenario de incertidumbre” para los próximos dos año, ya que “no están entrando reservas de ferias, congresos, viajes de incentivos y convenciones”.

Asimismo, sostiene que tras su visita a varias ferias turísticas como Fitur o World Travel Market, ha podido comprobar que Barcelona “se ha caído de muchas de las listas de ciudades candidatas a la organización de eventos entorno a los negocios”. Clos asegura que esto va a afectar al negocio por lo menos hasta 2019.

En 2017 los ingresos del sector crecieron un 6%, aunque el presidente recuerda que hasta octubre, crecieron alrededor de un 12%. “La caída del negocio durante el último trimestre del año fue del 18%. Concretamente, cayó un 15% en octubre, otro 15% en noviembre y un 25% en diciembre".

En el Puente de la Inmaculada, fecha en la que se suele recibir principalmente turismo procedente del resto de España, la ocupación fue del 42% y en 2016 había sido del 70%.  A esto se suma la turismofobia, la impunidad de los ataques de los separatistas de ahora y el atentado islamista del 17 de agosto. A lo que hay que sumar también la fuga de 3.000 empresas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·