Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Encuentro en un pub de Barcelona

De qué se habló en la reunión reservada de políticos, militares y empresarios de Cataluña

Cataluña

Algunos temas fueron la caída del precio del petróleo y los atentados de París. Estas cenas llevan celebrándose ocho años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La filtración de una cena de carácter reservado ha convulsionado la política catalana en pleno proceso soberanista. Políticos de CiU, PSC, PP y Ciutadans, empresarios, catedráticos y universidad y varios responsables de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil en Cataluña cenaron en un pub de Barcelona.

Pub Kitty's, en Barcelona. Pub Kitty's, en Barcelona.

Según reveló la web Economía Digital, a mediados del mes de enero se produjo un encuentro en el pub Kitty’s de la Ciudad Condal al que acudieron políticos como el consejero de Economía, Felip Puig (CiU); Miquel Iceta, líder del PSC; Enric Millo, portavoz del PP en el Parlament; y Carina Mejías, portavoz de Ciutadans en la cámara catalana. Otro de los comensales fue José María Romero de Tejada, fiscal superior de Cataluña.

También estuvieron presentes importantes empresarios, como el presidente de Abertis, Salvador Alemany; el de Fiatc, Joan Castells; el director de Schneider Electric, Julio Rodríguez; el ex presidente de Nissan, Juan Echevarría; el catedrático de Economía Internacional, Francesc Granell; y el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls.

Los nombres que mayor polémica causaron fueron los de Ricardo Álvarez-Espejo, teniente general Inspector General del Ejército en Cataluña, y de Ángel Gozalo, general de la Guardia Civil en la comunidad. La presencia de los responsables de las Fuerzas Armadas y la Benemérita en Cataluña dispararon las especulaciones sobre la posibilidad de que en la reunión se hubiera intentado negociar algún tipo de acuerdo para frenar el proceso separatista.

Ocho años de cenas

El Confidencial Autonómico ha podido conversar con uno de los presentes en esta reunión reservada en el pub Kitty’s. En primer lugar, asegura que este encuentro de figuras de la política, la economía, la universidad y otros ámbitos como las fuerzas armadas se vienen celebrando periódicamente desde hace ocho años, bajo el “patronazgo” del empresario Juan Lanasca.

“No es ningún contubernio ni ninguna reunión secreta: es una cena a la que Lanasca invita a diversas personas a título personal y se comentan diversos temas de actualidad”, explica uno de los invitados a esta cena que, si bien no era “secreta”, sí que ha tenido siempre un carácter “reservado y discreto” que hasta el momento siempre se había respetado.

La última cena “reservada” acabó filtrándose y -tal y como contó El Confidencial Digital- los participantes en la misma sospechan que fue algún dirigente de CiU que tuvo conocimiento de la misma quien se lo contó a Economía Digital para, sobre todo, perjudicar a los altos mandos del Ejército y de la Guardia Civil que acudieron.

Sobre el hecho de que se cerrara el pub entero para este encuentro de políticos, empresarios y militares, las fuentes consultadas aseguran que el local no es muy grande, y que el número de invitados -que superaban la docena- prácticamente llenó el pub, por lo que el dueño decidió cerrar.

Temas: economía y terrorismo

Según explica a ECA uno de los presentes, la economía centró buena parte de la conversación en esa cena en el pub Kitty’s. Entre otros temas concretos, los asistentes comentaron la caída del precio del petróleo y cómo esta circunstancia puede beneficiar a Europa y a España para salir de la crisis.

Otro tema destacado en el encuentro fueron los ataques yihadistas que acababa de sufrir Francia. Se acababa de celebrar la gran manifestación de rechazo al terrorismo que recorrió las calles de París, y los asistentes a la cena, incluidos los altos mandos del Ejército y de la Guardia Civil, analizaron el peligro que el terrorismo de corte islamista supone para Cataluña, España y Europa en su conjunto.

Además, uno de los presentes señala que al final de la velada varios invitados al encuentro se refirieron a la entrevista que el teniente general Álvarez-Espejo había concedido recientemente a La Vanguardia y en la que anunciaba la intención de abrir un Museo del Ejército en Barcelona.

La filtración dificulta estos encuentros

En cuanto a la selección de invitados, El Confidencial Autonómico ha podido saber que es el organizador de las cenas, Juan Lanasca, quien invita personalmente a cada comensal. Es decir, que por ejemplo en el caso de los partidos políticos no es que llame a CiU, PSC, PP... pidiendo que acuda un representante, sino que en cada encuentro él se dirige directamente a unos dirigentes concretos para invitarlos a participar en la cena.

Las personas que participaron en la última reunión insisten en que se trata de una cena a la que acuden a título personal y en la que no se negocia nada ni se trata de llegar a ningún acuerdo, tampoco sobre el proceso hacia la independencia de Cataluña. “Estas cenas son normales y se producen frecuentemente en cualquier lugar de España, pero esta en Barcelona está provocando unas interpretaciones tergiversadas sólo por la situación política de Cataluña”, lamenta uno de los participantes.

“El señor Lanasca organiza estas cenas para que dialoguen y comenten distintos temas personas del mundo de la política, de la empresa, de la universidad...”, explican fuentes presentes en el último encuentro en el pub Kitty’s de Barcelona.

La filtración a la prensa de la cena ha molestado a muchos de los invitados. De hecho, existe el temor de que algunos de los participantes que ostentan cargos de responsabilidad se lo piensen mucho antes de acudir a una nueva cena, por temor a que lo que digan -en un ambiente informal y en principio “reservado”- acabe siendo filtrado a los medios de comunicación.

También se teme que, a partir de ahora, los invitados a estos encuentros en Barcelona que organiza el empresarios Juan Lanasca midan mucho más sus palabras y hablen con mucha menos libertad por miedo a las filtraciones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·