Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Ceuta y Melilla

Los promarroquíes de Melilla comenzaron su campaña antiespañolista en junio, aprovechando una visita de Rajoy a la ciudad: Pedradas a policías en el paso fronterizo y pintadas en las calles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del PP visitó Melilla el 18 de julio, dos días después del debut de la Selección en el Mundial, en un ambiente de euforia por parte de los aficionados españoles en la ciudad autónoma. Los activistas promarroquíes intentaron contrarrestar el sentir de la gente con pintadas contrarias a España y apedreando el puesto fronterizo. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la campaña antiespañolista, protagonizada por la Asociación por los Derechos de los Marroquíes, y que ha causado un serio conflicto diplomático entre España y el reino alauí, lleva gestándose desde los primeros días del verano. La organización marroquí quiso aprovechar la visita de Mariano Rajoy a Melilla para 'hacer ruido' y buscar el eco mediático que finalmente ha conseguido gracias a las quejas del Gobierno y los medios de comunicación del país vecino. "Los activistas querían enrarecer el ambiente los días previos a la llegada del presidente del PP", explica una voz autorizada del Cuerpo Nacional de Policía. La misma fuente, consultada por este diario, añade: "Aprovecharon la derrota de la Selección en su debut en el Mundial para entonar consignas contra España y realizar pintadas pidiendo la anexión de Melilla a Marruecos". El acoso de los alborotadores no cesó. Agentes que trabajan en el puesto fronterizo de Melilla confirman a ECD que el 18 de julio, día de la llegada de Rajoy a la ciudad, miembros de la Asociación por los Derechos de los Marroquíes se apostaron al otro lado de la valla lanzando piedras e insultando a los funcionarios. "Afortunadamente, ningún compañero fue herido, la cosa no pasó a mayores, y la visita del presidente del PP se produjo con total normalidad". No obstante, explican fuentes de la Policía Nacional, "estos sucesos han creado un precedente terrible y es posible que se repita en otros actos institucionales con presencia de alguna autoridad procedente de la política".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·