Viernes 20/07/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Alarma en la dirección nacional del PP: Rita Barberá ya no es garantía de triunfo en Valencia

Comunidad Valenciana

Hasta ahora, en Génova sólo tenían dudas sobre la candidatura de Alberto Fabra a la Generalitat. Los malos resultados en las Europeas ponen en un aprieto a la que es alcaldesa desde 1991

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El desplome de PP y PSOE en las elecciones europeas tuvo un ejemplo especialmente pronunciado en la ciudad de Valencia, donde los dos grandes partidos pasaron de aglutinar casi el 90% de los votos en 2009 a quedarse en un 45% y la mitad de apoyo ciudadano. En la cúpula del Partido Popular han saltado las alarmas por la caída en picado en la capital del Turia, tradicional feudo popular en el que Rita Barberá ha cosechado cinco mayorías absolutas en las últimas cinco elecciones municipales.

Rita Barberá y Mariano Rajoy, en un mitin del PP en Valencia. Rita Barberá y Mariano Rajoy, en un mitin del PP en Valencia.

El pasado 25 de mayo, la candidatura de Miguel Arias Cañete fue la más votada en la ciudad de Valencia, con una distancia de más de 11 puntos respecto al PSOE. Pero aún así, el descenso en votos y en porcentaje de sufragios ha hecho saltar las alarmas en el Partido Popular.

En los comicios de 2009, el PP consiguió en la capital de la Comunidad Valenciana 174.126 apoyos, el 53,81% de los ciudadanos que acudieron a votar en la ciudad. En cinco años, y después de elecciones autonómicas, municipales y generales en las que los populares vencieron cómodamente, esos apoyos se han reducido a la mitad.

Concretamente, Arias Cañete cosechó 86.492 votos, lo que supone el 28,26% de los sufragios depositados en la urnas de Valencia. Es decir, la amplia mayoría del 53% se ha desplomado por debajo del 30%.

Siguiendo la tónica general del conjunto de España, la caída del PP no la han aprovechado los socialistas (que sufren un descalabro similar en caída de votos), sino otros partidos más pequeños: Esquerra Unida triplica sus votos y llega al 11%; UPyD se coloca en el 9,53%; Compromís (Primavera Europea) salta de la irrelevancia al 8,95%; e irrumpen con fuerza sobre todo Podemos, pero también Ciudadanos y Vox.

Las duda sobre Fabra se extiende a la alcaldesa de Valencia

La alteración del mapa político que supondrían estos resultados en las elecciones municipales de mayo de 2015 ha hecho saltar las alarmas en la sede nacional del PP de la calle Génova. Por primera vez desde hace más de dos décadas, los populares temen perder el gobierno de la tercera ciudad más poblada de España y de su segundo bastión municipal después de Madrid.

Si bien es cierto que aún falta un año para las elecciones municipales, y en el partido de Mariano Rajoy esperan recuperar para entonces a buena parte de los votantes desencantados que el 25 de mayo se quedaron en casa, fuentes de la dirección nacional reconocen a El Confidencial Autonómico que los resultados han despertado dudas sobre el candidato a la alcaldía de Valencia.

Mientras que Alberto Fabra -que llegó a la presidencia de la Generalitat tras la dimisión de Camps, sin haber liderado la candidatura en 2011- siempre ha estado en entredicho continuamente, y las quinielas sobre otros posibles candidatos son constantes desde hace meses, a Rita Barberá prácticamente nadie la cuestionaba.

Cinco mayorías absolutas

No en vano, desde que fue elegida alcaldesa de Valencia en 1991 con el apoyo de los concejales de Unió Valenciana, Barberá ha conseguido que la ciudad sea un ‘bastión’ para el Partido Popular: ha encadenado cinco mayorías absolutas consecutivas, en 1995, 1999, 2003, 2007 y 2011.

Sin embargo, las fuentes consultadas por ECA aseguran que en la dirección nacional del PP los resultados de las Europeas en Valencia han sembrado dudas: aunque antes sí era una apuesta segura, Rita Barberá ya no es garantía de triunfo en uno de los tradicionales feudos del Partido Popular.

De hecho, para muchos dirigentes populares no ha pasado desapercibido un gesto de la noche electoral del 25 de mayo: la alcaldesa de Valencia no estuvo presente en la comparecencia de Alberto Fabra para valorar los resultados, ni tampoco organizó en la sede local ninguna celebración.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·