Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

No saben qué libros comprar

Angustia en los padres ante la incertidumbre del “plurilingüismo” valenciano

Ante un inicio de curso académico inminente, echan en cara a los responsables de Educación su silencio en vacaciones y sin acatar la decisión judicial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El curso académico va a comenzar y algunos padres de la Comunidad Valenciana echan en cara a los responsables de Educación su silencio en  vacaciones y sin acatar la decisión judicial sobre el decreto plurilingüe. Avisan de que denunciarán a los centros educativos que no acaten la justicia.

Vicent Marzà, consejero de Educación de la Generalitat Valenciana. Vicent Marzà, consejero de Educación de la Generalitat Valenciana.

La situación que se ha generado en la Comunidad Valenciana es, en estos momentos, de “pánico” para los padres, como han  expresado a El Confidencial Autonómico  desde la asociación alicantina Idiomas y Educación, y de “angustia”, en palabras de la plataforma “No al Decretazo, Sí a la Elección”, pues “ pese a la suspensión judicial hay una ausencia de instrucciones para volver al decreto de 2012, como ordenaba el máximo órgano judicial el pasado 27 de julio, y paralizar el decreto de plurilingüismo educativo, como ordenó el 24 de mayo”.

“Mientras el Gobierno valenciano está de vacaciones, así como los centros educativos, los padres sin embargo estamos ansiosos e inquietos, pues no acatan las sentencias, no sabemos a estas alturas qué libros comprar y todo porque no sabemos el modelo lingüístico que se va a aplicar en cada centro”, subrayan desde la plataforma “No al Decretazo, Sí a la Elección”, que desde que se creó en Facebook es una de las entidades que más ha recogido el malestar ante el “decreto Marzà” (consejero de Educación), por “penalizar el castellano e imponer el valenciano, que la justicia ha echado para atrás”, han afirmado.

Tal como informó este digital el pasado 28 de julio, los padres están decididos a defender sus derechos, y están esperando que el Gobierno valenciano dé instrucciones acatando las decisiones judiciales y que se aplique el decreto de 2012. Y, en efecto, en pleno mes de agosto siguen muy activos reclamando sus derechos “para denunciar la absoluta voluntad de insumisión del Gobierno valenciano y el propósito premeditado de hacer prevalecer el modelo que la mayoría de la población valenciana rechaza”,  afirman a ECA desde “No al Decretazo, Sí a la Elección”.

Además, destacan que “al contrario de lo que afirma el Gobierno valenciano de que el modelo Marzá sólo afecta a niños de 3 años, hay centros educativos que pretenden introducir el decreto a todos los niveles educativos”, afirman desde la citada plataforma.

El inglés como “pretexto para el chantaje lingüístico”

Así mismo, denuncian que “la única pretensión del Gobierno valenciano es la inmersión en el valenciano – libros de materias previamente impartidas en castellano cambiarían su lengua vehicular al catalán, que es el valenciano que quieren imponer – y el inglés únicamente era un pretexto, un chantaje para sus verdaderas aspiraciones”, tal como han subrayado a este digital.

“Han decidido seguir adelante en su imposición, pese al clamor de los ciudadanos y las sentencias del Tribunal Superior de Justicia, y es elocuente que la vicepresidenta Mónica Oltra afirmara que le preocupaban las sentencias judiciales pero que no se preocuparan los padres pues podrían estudiar sus hijos en los centros que habían matriculado a sus hijos, pero su táctica del silencio no nos va a detener”, afirman a este digital, responsables de las AMPAS de Torrevieja, AMPAS Vega Baja, Igualdad Lingüística Calpe,  y Crevillent por la Libertad Lingüística que, entre otras entidades, reflejan el especial rechazo de este decreto en la provincia de Alicante.

Exigen un nuevo período de matriculación

Desde la Asociación para la Defensa del Castellano en la Comunidad Valenciana, se suman a esta incertidumbre actual y han anunciado a ECA  que “si no se hace efectiva la suspensión, la comunidad de padres y diferentes asociaciones interpondremos las denuncias pertinentes a los máximos responsables de los Centros por desatender la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana e intentar aplicar un decreto que no está en vigor, haciendo prevalecer la decisión de la administración sobre la sentencia del tribunal”.

“Es imprescindible abrir un nuevo período de matriculación para que las familias puedan de verdad elegir centro con libertad sin estar condicionadas por un decreto que discrimina el castellano”, afirman a este digital.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·