Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Bolígrafos afilados, pinchos y máquinas de tatuar: lo que esconden los presos de la cárcel de Villena

Comunidad Valenciana

Los funcionarios de la prisión alicantina cachearon a los internos de los dos módulos más conflictivos y encontraron numerosos objetos prohibidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La tensión en los centros penitenciarios españoles continúa por la agresividad de algunos internos, que se fabrican “pinchos carcelarios” con cualquier cosa que cae en sus manos. En la cárcel de Villena (Alicante), la última redada ha permitido incautar varios de estos artilugios con los que los presos más peligrosos se enfrentan violentamente a los funcionarios.

Pinchos carcelarios incautados en los últimos registros en la cárcel de Villena (Alicante). Pinchos carcelarios incautados en los últimos registros en la cárcel de Villena (Alicante).

Ocurrió hace un par de semanas: la dirección de esta prisión ordenó un cacheo generalizado a los presos y celdas de dos de los módulos más conflictivos, el 2 y el 3.

El resultado fue tan “exitoso” que llamó la atención de los funcionarios de prisiones, según ha podido saber El Confidencial Autonómico. Al menos una docena de objetos prohibidos les fueron requisados a los internos de Villena.

Principalmente, los funcionarios incautaron pinchos carcelarios y máquinas “artesanales” de tatuar. El método de fabricación de estos artilugios es simple y rudimentario: los presos se hacen con una barrita de metal, o incluso con un objeto tan aparentemente inofensivo como un bolígrafo, y empiezan a afilarlo hasta que consiguen convertirlo en un arma.

Como se puede ver en las imágenes más arriba, en las celdas de la cárcel de Villena los presos de los módulos más conflictivos guardaban bolígrafos y objetos de plástico a los que habían colocado pequeñas cuchillas para realizar tatuajes en la piel, una práctica habitual en los centros penitenciarios entre miembros de bandas criminales.

Pero más peligrosos aún son los pinchos carcelarios que encontraron. Estos pinchos los utilizan los reclusos más violentos para enfrentarse a otros internos o para agredir a los funcionarios que trabajan con ellos en la prisión.

Los presos de Villena ocultaban bolígrafos e incluso trozos de metal con la punta afilada y una “empuñadura” de vendas y cinta aislante, para poder agarrar mejor estas armas blancas rudimentarias que son las causantes de buena parte de los incidentes violentos en cárceles como la de Villena.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·