Sábado 17/02/2018. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Emplea a discapacitados

Trabajo obliga a compensar las horas extra de la lavandería de Castellón denunciada por “explotación”

Se produjo una inspección en esta empresa tras las revelaciones de El Confidencial Autonómico. Los trabajadores han notado una mejora en las condiciones laborales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La lavandería Industria Millars 2010, S.L., situada en Almazora (Castellón), fue denunciada en el mes de agosto por obligar a sus trabajadores, discapacitados, a cumplir “jornadas abusivas” de hasta 12 ó 14 horas diarias de lunes a sábado. La Inspección de Trabajo intervino y ha empezado a tomar medidas.

Lavandería. Lavandería.

Como informó El Confidencial Autonómico el pasado 18 de agosto, un inspector de Trabajo se personó en la lavandería Industria Millars, S.L., situada en Almazora (Castellón), pidiendo una relación de entradas y salidas diarias de los trabajadores, que controla el detector digital.

Tras esa inspección, la empresa ha de abonar o compensar a los trabajadores todas las horas extras que han trabajado en 2016, y deberá hacerlo a partir del 31 de diciembre próximo. Según ha sabido este digital, la empresa parece preferir “compensar”, y los trabajadores prefieren que se abonen esas horas extras.

Al ser preguntado por este digital Rafael Cantó, director de Marketing y Comunicación del grupo AMIAB – al que pertenece esta lavandería -, sobre el resultado de la inspección y el exceso de horas trabajadas, ha dicho que “está todo bien, la empresa al día, con un notable esfuerzo para afrontar las deudas que tenía cuando fue comprada hace 7 meses y pagando las nóminas mensualmente, consolidándose con mucho esfuerzo”. Nada ha manifestado respecto a las horas extras, al ser preguntado.

Según ha sabido ECA, el trabajo en la empresa “ya es otra cosa desde que El Confidencial Autonómico publicó lo que sucedía, se crearon dos turnos, las horas extras se nos van a reconocer gracias a la Inspección, y la empresa ha tomado medidas como pasar a media docena de trabajadores temporales a contrato indefinido”.

Cronología: denuncia, desmentido, inspección

El origen de esa inspección fue la información que este digital publicó el 2 de agosto, denunciando que los trabajadores – unos 40, todos discapacitados, con un grado de incapacidad igual o superior al 33%- se veían obligados a realizar exhaustivas jornadas de trabajo, llegando a ser de 12 ó 14 horas diarias, de lunes a sábado, y se les abonaba solamente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en la actualidad es de 764 euros mensuales.

Tras esa información, la empresa hizo dos turnos y los trabajadores eligieron su representante sindical, en un tiempo récord de 2 días.

Después de establecer dos turnos, la empresa emitió un comunicado, sin fecha pero enviado a este digital el 5 de agosto, tras la información de ECA, que publicamos íntegramente el pasado 9 de agosto, en el que desmentía la información, alegando que eran “graves y falsas acusaciones que se están vertiendo sobre nuestra empresa”. Se atribuían a algún extrabajador para “vengarse por la terminación de su relación laboral con la empresa”, y negando las exhaustivas jornadas de trabajo y que, como Centro Especial de Empleo que es esta empresa, “se viene aplicando en todo lo concerniente a las relaciones laborales de los trabajadores con la empresa lo estipulado en el convenio colectivo de referencia”.

En ese comunicado enviado el 5 de agosto – firmado por José-Luis San Blas Moreno, por parte de la dirección de la empresa, y por Raúl Capella Claramonte (USO), como representante de los trabajadores (elegido tras la información de ECAdel 2 de agosto) se hacía constar el esfuerzo de la empresa para duplicar la plantilla inicial de 25 trabajadores y ser “la Lavandería de referencia de la zona con las mejores cotas de calidad y servicio”.

Un representante sindical cuestionado

Raúl Capella Claramonte fue elegido representante de los trabajadores, presentándose por USOCV, puesto que no había representante. Firmó ya como representante de los trabajadores el comunicado del 5 de agosto, junto con la dirección de la empresa, es decir, al día siguiente de ser elegido.

Capella ha sido muy cuestionado por los trabajadores, ya desde la firma de ese comunicado en que se negaban los abusos laborales, pero ha continuado en estos meses por su falta de eficacia en la interlocución trabajadores-empresa. En estos momentos, Capella puede dimitir.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·