Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Se fijan en lo sucedido en Cataluña

Una asociación alicantina pide un referéndum para centralizar la Educación

Considera que el anuncio de un nuevo texto legal sobre plurilingüismo es más abusivo que el anterior, imponiendo el valenciano hacia un pancatalanismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La asociación alicantina Idiomas y Educación pide un referéndum para centralizar la Educación en España, al considerar que el anuncio de un nuevo texto legal sobre plurilingüismo en la Comunidad Valenciana es más abusivo que el anterior, imponiendo el valenciano hacia un pancatalanismo.

Bandera independentista catalana, en una calle céntrica de Castellón tras el 1-O. Bandera independentista catalana, en una calle céntrica de Castellón tras el 1-O.

“Tras los reiterados ataques al castellano y a los derechos de los padres por parte del tripartito valenciano, pedimos que se recupere la gestión centralizada de la Educación, y para ello proponemos un referéndum nacional”, han expresado a El Confidencial Autonómico desde la asociación alicantina Idiomas y Educación, que se viene oponiendo a los planes educativos del Gobierno valenciano, en manos de Vicent Marzà (Compromís), consejero de Educación.

El consejero valenciano se mostró partidario de la independencia de Cataluña, con la frase “Sin desobediencia no hay independencia” y, cuando llegó a la Consejería, afirmó  que “se ha acabado la barra libre para la concertada”.

Tras la paralización judicial del polémico decreto de febrero de 2017  sobre plurilingüismo, por juzgar que discrimina el castellano, el gobierno valenciano ha anunciado una ley que sirva para el curso 2018-19, y así esquivar a los tribunales.

“Aunque  algunos han afirmado que con la nueva ley se pretende garantizar el castellano, es un nuevo proyecto para imponer el valenciano, radicalizar a los jóvenes, y es lo que se ha hecho durante décadas en Cataluña, con los resultados que estamos comprobando”, afirman.

Los socialistas, Compromís y Podemos han anunciado que llevarán a las Cortes Valencianas un proyecto de ley de plurilingüismo, que esperan aprobar en enero, para “evitar la acción judicial contra el decreto anterior y con el claro objetivo de de participar en la creación de los países catalanes, que aunque lo rechaza la mayoría de la población valenciana lo quieren imponer con radicalidad”. Dicen contar con el visto bueno del Ministerio de Educación.

Alarma: hasta un 70% en valenciano

En el proyecto de ley se fija un mínimo de educación en valenciano (25%), un mínimo en castellano (25%) y un mínimo en inglés (15%).

“Lanzamos la alarma sobre la nueva ley: el valenciano puede alcanzar un 60-70%%, el inglés apenas un 3% por la habilitación lingüística del profesorado por lo que el resto recaería en incremento del valenciano, al menos en los centros públicos”, denuncian desde Idiomas y Educación.

Avisan que “teniendo en cuenta las materias de Competencia Comunicativa Oral – pueden ser en inglés o valenciano -, las tres horas  y media semanales de libre configuración y las tutorías para proyectos transversales o de refuerzo – también pueden impartirse en inglés o valenciano -, la imposición del valenciano vendrá apoyada desde el colectivo docente y de los directores de centro, por lo que la discriminación está servida, sobre todo para las familias con menos recursos que han de acudir necesariamente a la enseñanza pública, y los centros privados o concertados podrán salvarse de esta maraña”.

Desde Idiomas y Educación avisan de que “en los centros públicos el requisito lingüístico de los docente y las ventajas que supone ya están haciendo mella en el profesorado y directores de centro, generado un corporativismo que explota las ventajas de la capacitación en valenciano para orientarlo a la promoción identitaria, que es el pancatalanismo, y de ello tenemos numerosos testimonios de profesores y de padres, no es un mero temor nuestro”.

“Si no se frena, lo mismo que ha ocurrido en Cataluña durante muchos años, está llegando ya a la Comunidad Valenciana a ritmo vertiginoso, y los resultados los estamos viendo en Cataluña”, afirman.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·