Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

Los organizadores quieren demostrar que no hubo trampa

Se busca al ganador ‘desconocido’ de una casa rifada en Castellón

La persona agraciada no ha contactado con la dueña del inmueble, situado en Segorbe. Si no aparece antes del 29 de marzo la propietaria se quedará con lo recaudado y con la vivienda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una ciudadana decidió llevar a cabo una rifa para vender su casa a 10 euros la papeleta. Lo que no sabía la propietaria del inmueble, es que en el momento del sorteo, el ganador no aparecería para hacerle entrega del premio, su casa. El agraciado tiene de plazo hasta el 29 de marzo para reclamar la vivienda, de lo contrario, la dueña se quedará con la casa así como con lo recaudado.

Casa rifada.

Según ha manifestado a  El Confidencial Autonómico  María Amparo Bolumar, propietaria de la casa que puso en marcha este pionero proceso de venta inmobiliaria, “aunque la casa se quedará en mi poder si no aparece el agraciado del sorteo antes del 29 de marzo, deseo que aparezca, pues puede parecer que hay algo de trampa, y no la hay, y hemos obtenido ingresos más que superiores a su valor”.

Así mismo, Bolumar afirma que “tengo interés en que salga del todo bien este sorteo,  la vivencia que he vivido ha sido muy positiva, y  el sistema puede extenderse para vender mediante sorteo bienes inmuebles”.

La casa se valoró en 90.077 euros, con el sorteo se han obtenido 320.000 euros y, si no aparece la persona poseedora del número agraciado, la casa se quedará  en manos de la actual dueña, como se fijó en las bases del sorteo.

40.000 papeletas a 10 euros

La propietaria de la casa, situada en la calle Esperanza – en el casco antiguo de la localidad castellonense – intentó vender esta casa, pero al no conseguirlo lanzó esta original iniciativa inmobiliaria: un sorteo con 40.000 papeletas, a 10 euros cada una. Se vendieron 32.000 papeletas y, en las bases se estipuló que el afortunado saldría de entre los boletos vendidos.

La dueña tiene ya tiene otra  vivienda en Segorbe, y la que decidió sortear la heredó de su madre. Es una casa de cuatro plantas, con 140 metros cuadrados, antigua pero en buen estado. Tiene cuatro habitaciones dobles, dos baños completos, salón-comedor, cocina y trastero.

Según fuentes próximas al proceso, “el hecho de que no aparezca el agraciado puede ser porque no se ha enterado, porque alguien le regaló la papeleta y no tiene interés real, o bien porque desconfía de que el proceso sea claro”.

Bolumar destaca que “la casa está libre de cargas y gravámenes, y yo asumiría los gastos de notaría e impuestos derivados de la entrega de la casa, por lo que  el agraciado no debe tener ningún temor, ya que todo esto está autorizado y previsto ante notario, sin coste alguno para él”.

Sorteo totalmente legal

La dueña de la casa obtuvo la autorización del Ministerio de Hacienda para sortear la casa, pues es preceptiva la autorización de la Dirección General de Ordenación del Juego, cuyos trámites llevó a cabo con éxito durante 6 meses.

Desde Hacienda, autorizaron el sorteo, fijando el número máximo de papeletas (40.000 papeletas)  que se podrían vender,  el compromiso de pago de las diferentes tasas como el impuesto directo sobre la actividad del juego, la tasación de la vivienda, etc.

De acuerdo con su marido, María Amparo puso en marcha la web  lotohome.es, para promover, publicitar y vender las papeletas, que también se podían adquirir en diversas ferias y fiestas de la Comunidad Valenciana.

Las bases del sorteo se depositaron en una notaría de Valencia, que avaló totalmente la legalidad de este sorteo. El sorteo ante notario se hizo el 29 de marzo de 2015 y el número agraciado fue el 42.916 y, según ha sabido este digital, se estima  que el boleto se vendió en Valencia en fechas navideñas.

Según ha sabido ECA, el ministerio de Hacienda abrió un expediente sancionador por la rifa de un piso en Ciempozuelos (Madrid), por no tener la autorización pertinente, pero no es el caso de esta casa de Segorbe.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·