Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Comunidad Valenciana

La reforma energética aprobada por el Gobierno pone en grave peligro la industria cerámica y azulejera. Sólo en la provincia de Castellón amenaza a cerca de 14.000 trabajadores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reforma energética que acaba de aprobar por el Gobierno pone en peligro miles de puestos de trabajo de un sector que ha sabido adaptarse a la crisis con gran sufrimiento, la industria azulejera, según fuentes de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER).

En España, el sector azulejero se encuentra concentrado en la provincia de Castellón, donde se encuentra el 95% de la actividad. Según explican fuentes de la patronal a El Confidencial Autonómico, en tiempos de bonanza el sector llegó a dar empleo a 28.000 personas. Con la caída de la construcción, los empleados han pasado a la mitad.

Las empresas que han sobrevivido lo han hecho a base de incrementar las exportaciones, recortar gastos, optimizar recursos y mejorar la calidad de azulejos y cerámica, compitiendo con Italia en la ‘primera división’ del azulejo mundial.

El llamado ‘triángulo del azulejo’ –Villarreal, Onda y Alcora– sigue siendo un ejemplo de empuje empresarial: si se recorren los 14 kilómetros que separan las localidades de Villarreal y Onda para comprobar, a izquierda y derecha de la carretera, cuántas empresas azulejeras continúan en activo.

Un ‘mazazo’ de 25 millones de euros

El 13 de julio, el BOE publicó el Decreto sobre medidas urgentes para estabilizar financieramente el sistema eléctrico, que prevé un incremento de peajes técnicos para las instalaciones de régimen especial –incluyendo la cogeneración– y eliminar de forma inmediata las actuales bonificaciones, como son las de complemento por eficiencia y por la energía reactiva.

Actualmente, las empresas azulejeras aprovechan parte del calor que desprenden los hornos como fuente de ingresos; en 2012, la energía eléctrica producida en cogeneración fue de 1.300 GWh.

“La repercusión de la supresión de estos dos incentivos está valorada en 25 millones de euros anuales en la industria cerámica”, comenta a este confidencial el secretario general de ASCER, Pedro Riaza.

“La reforma complica aún más el delicado momento que atraviesa el sector –afirma– y comporta una enorme pérdida de competitividad, insalvable frente a los otros países productores”. Todo esto, explican, llevará al sector “a pérdidas” y, consecuentemente, “al cierre de empresas y pérdida de empleo”.

El 80% de las ventas se dirigen ahora a la exportación, pero este alto coste adicional, intransferible a los precios de las empresas azulejeras, situaría fuera del mercado al sector.

Para garantizar la viabilidad de la cogeneración, es “básico” que el nuevo modelo de retribución se adapte a las “particularidades” de las distintas tecnologías e instalaciones tipo, y reconozca el “alto grado de eficiencia energética” que caracteriza las instalaciones de cogeneración del sector cerámico, subraya Riaza.

El castigo del gas

Desde ASCER insisten en que urge la publicación de las órdenes ministeriales que fijan los parámetros económicos y metodologías para la retribución de la electricidad producida por la cogeneración. Hasta que no se produzca, no podrán evaluar el impacto de la reforma en la actividad industrial.

La actividad de cogeneración ya ha sido muy castigada por la tasa del gas, pero el reciente decreto agrava más su compleja situación. Las instalaciones de cogeneración han tenido que adelantar el pago de la tasa del gas en su totalidad a pesar de que el procedimiento y plazo de devolución por la parte del gas que está exenta de dicho tributo –el destinado a generar calor– está todavía pendiente de desarrollo.

Las noticias que tienen en ASCER son muy negativas para el azulejo, y la indefinición del Gobierno genera gran inseguridad en las empresas.

Movilizaciones

Además de la patronal azulejera (ASCER), la sociedad castellonense y los partidos políticos se han movilizado para evitar, o al menos minimizar los efectos de la nueva normativa. El PP encabeza la defensa del sector, pero los demás partidos no se quedan atrás.

Enric Nomdedéu, diputado provincial por el Bloc, ha manifestado a El Confidencial Autonómico: “Estamos al lado del sector azulejero frente a un nuevo ataque al principal activo de la provincia de Castellón, uno de los sectores punteros en España, que ha sabido reinventarse continuamente”. También los socialistas trabajan en esa misma línea.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·